UNIDAD VERSUS LEALTAD

El documento de Jorge Giordani "Testimonio y responsabilidad ante la historia" ha sido considerado por el régimen como un acto de deslealtad y traición a la revolución bolivariana.

El documento de Jorge Giordani
“Testimonio y responsabilidad ante la historia” ha sido considerado por el régimen omo un acto de deslealtad
y traición a la revolución bolivariana.

Nuestro sistema social se debate entre la unidad y la lealtad. Los componentes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) exigen unidad a sus integrantes. Si bien se reconocen a sí mismos como un grupo que se enriquece de la diversidad de sus diferentes integrantes, excluyen en nombre de la inclusión. Por otro lado, el régimen castrocomunista que detenta el poder exige lealtad a sus integrantes. Se definen a sí mismos como un bloque monolítico que busca la felicidad suprema del pueblo, pero son intolerantes a cualquier disidencia que manche la reputación de sus líderes.

 

Wikipedia define “Lealtad” como una forma de fidelidad o devoción de un ciudadano con el gobernante, la comunidad, la persona, la causa, o consigo mismo. La lealtad es un valor que consiste en nunca darle la espalda a esa persona, causa o grupo social. Está basada en ideas de honor y gratitud. Sin embargo, la lealtad es un valor que puede ser vicio o virtud. Cuando se coloca por encima de los valores éticos y morales de la sociedad, deja de ser virtud. La lealtad al partido, al régimen, a la revolución, al castrocomunismo, a Cuba, o a Fidel, es una lealtad patológica que pone los intereses de un sector de la sociedad por encima del resto. La lealtad se traduce así en políticas inmorales, no éticas e inhumanas. Este tipo de lealtad deriva en el totalitarismo y en la ausencia de derechos humanos.

 

La Real Academia Española define a la palabra “Unidad” como la propiedad de todo ser, en virtud de la cual no puede dividirse sin que su esencia se destruya o altere. El concepto de unidad es bastante directo y simple, pero complejo de aplicar a un subsistema social como la MUD que tiene entre sus propiedades fundamentales la diversidad y la variedad. En el contexto político venezolano, la unidad se refiere a la unión de personas y grupos de personas bajo un objetivo común. En el caso de la MUD, la unidad tiene como objetivo conseguir el poder para gobernar con énfasis en la inclusión y la descentralización. Este objetivo es ampliamente aceptado por quienes adversan al régimen. Las diferencias se generan al momento de tomar acciones tácticas para llevarlo a cabo. Las diferentes variantes tácticas rompen la unidad.

 

"...para sacarlo de la cárcel no tenemos ningún plan, porque aquí el único que inventó el plan para estar en la cárcel fue él mismo. O

”…para sacarlo de la cárcel no tenemos ningún plan, porque aquí el único que inventó el plan para estar en la cárcel fue él mismo. O sea, él fue el que se entregó. Entonces es complicado. Sacarlo de la cárcel es muy complicado” Ramón José Medina, refiriéndose a la situación de Leopoldo López

El documento “Testimonio y responsabilidad ante la historia” de Jorge Giordani, exministro de Planificación y exvicepresidente de Planificación Estratégica, ha sido considerado por el régimen como un acto de deslealtad y traición a la revolución bolivariana. El documento, que pretendía lavar su imagen, lo que consigue es manchar irremediablemente la imagen de los 15 años del régimen castrocomunista. El mismo Giordani en su carta se declara leal a quien fuera líder de la revolución bolivariana pero acusa a los herederos del poder, de hacer lo mismo que él afirma haber hecho por su comandante. Señalando un sinnúmero de actos de corrupción, Giordani destapa la olla de inmoralidad dentro del régimen. La lealtad patológica se evidencia en los actos de corrupción declarados como actos de lealtad. Por ejemplo, el régimen transforma la virtud de la lealtad en vicios de la corrupción al canalizar los dineros de la nación para el triunfo electoral de su corriente de pensamiento. Exige lealtad para que el desfalco a la nación y a los venezolanos continúe en forma de inflación y devaluación. Promueve la violación continuada de derechos humanos y llena las cárceles de presos políticos. La lealtad al régimen pasa a ser patológica, inmoral e inhumana.

 

El dilema de la MUD desafortunadamente no difiere mucho en su naturaleza, del dilema del chavismo. Las palabras del secretario ejecutivo de la MUD, Ramón José Medina, refiriéndose a la situación de Leopoldo López, así lo reflejan: “…para sacarlo de la cárcel no tenemos ningún plan, porque aquí el único que inventó el plan para estar en la cárcel fue él mismo. O sea, él fue el que se entregó. Entonces es complicado. Sacarlo de la cárcel es muy complicado”. No hay ni lealtad ni unidad en la MUD. Ellos deshonran sus preceptos y sus objetivos de inclusión y descentralización al abandonar a sus líderes en las mazmorras del régimen.

 

Nuestro sistema social necesita que todos luchemos por el país, y no por sus parcelas. El chavismo bien podría aprovechar el momento histórico en su próximo Congreso para replantearse su fidelidad hacia un proyecto político fallido, y reconsiderar lealtades en beneficio de la nación. La MUD requiere generar la inclusión que pregona. Debe incluir a todos los adversarios al régimen en su plataforma, con voz y voto, bajo un esquema descentralizado y flexible. Debe definir una plataforma estratégica y táctica, común a todos. Debe buscar activamente la unidad, pero también la lealtad hacia aquellos que han caído en la lucha contra el totalitarismo. La MUD debe lealtad a los presos y perseguidos políticos, y a todos los que luchan desde sus respectivas trincheras por la causa democrática de inclusión y descentralización.

 

 

 

 
Pedro Bernardo CelisPedro Bernardo Celis

Artículos relacionados

Top