LA FORTALEZA DE LOS BRICS

Hacen llamado a concluir la Ronda Doha de la Organización Mundial de Comercio

 

La VI cumbre del grupo de países Brics (Brasil, Rusia, India y China + Suráfrica) no sólo pone de manifiesto en la Declaración de Fortaleza (15 de julio) la voluntad política de sus miembros de participar de la solución de los grandes retos de la humanidad (democracia y derechos humanos, paz y seguridad, terrorismo y narcotráfico, comercio e integración, calentamiento global, Ucrania, Afganistán, Irak, etc.), sino ratifica que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (Bretton Woods, 1944), están desfasados, desconectados y burocratizados; perdidos en reformas lentas o paralizadas que poco sirven para el logro de una gobernabilidad económica global que refleje las necesidades del desarrollo sustentable del siglo XXI y el peso que las economías emergentes ostentan hoy en la producción mundial.

 

Los mandatarios del grupo de los Brics declaran: “nosotros seguimos decepcionados y profundamente preocupados por la no ejecución de las reformas del FMI, acordadas en 2010, lo cual afecta negativamente su legitimidad, credibilidad y efectividad”. Los Brics exigen la “modernización de la estructura de gobernabilidad” y demandan que “la XIV Revisión General de Cuotas sea ejecutada sin mayor dilación”. Las cuotas de membresía -las cuales dan poder de voto-, están lejos de representar la significación económica de los países emergentes.

 

La cumbre de Fortaleza celebra las iniciativas del Banco Mundial para erradicar la pobreza extrema en el mundo; pero plantea que la institución multilateral debe formar “estructuras de gobierno más democráticas”, de manera que los financiamientos se fundamenten en “las necesidades de desarrollo” de los países. Por su parte, los Brics hacen un llamado a concluir la atascada Ronda Doha de la Organización Mundial de Comercio, especialmente en materia de acceso a mercado para los países en desarrollo, seguridad alimentaria y reforma del mecanismo de solución de controversias.

 

La creación de un Banco de Desarrollo (capital: $100.000 millones) y el establecimiento de un Fondo de Reserva Contingente ($100.000 millones), demuestran la determinación de los Brics de contribuir al desarrollo, a la reforma de los organismos multilaterales y a la estabilidad del sistema financiero mundial.

 

 

Artículos relacionados

Top