El Papa Francisco y el destino del catolicismo

La popularidad del Papa Francisco en las redes sociales suma hoy más de 15.000.000 de seguidores en Twitter en diferentes idiomas, sus viajes congregan y mueven multitudes, cada palabra que pronuncia tiene un destinatario y un objetivo, es sin duda uno de los personajes más influyentes del planeta y su popularidad sigue en alza como la espuma.

Obvio que esta popularidad está respaldada por una campaña muy bien diseñada para posicionarlo en el liderazgo mundial, sin que las denuncias de pederastia y corrupción lo salpiquen. Una cosa es la iglesia católica como institución con sus defectos y virtudes, y otra es el Papa Francisco, que a pesar de ser el líder, ha denunciado y condenado las conductas impropias del clero en temas sexuales y de negocios.

El reciente acercamiento a China y Corea, países con los cuales el Vaticano no tiene relaciones, y en donde el cristianismo es una minoría de 12 y 4 millones de creyentes respectivamente, hay que entenderlo como parte de una estrategia a largo plazo, frente a la creciente penetración del Islam en occidente donde es el factor que más contradicciones genera. Actualmente hay 16.000.000 de musulmanes en Europa y 1.200 millones en todo el mundo, las proyecciones para el año 2050 estiman que globalmente serán aproximadamente 2.229 millones de creyentes del Islam, concentrados especialmente en Pakistán, Bangladesh, India, Indonesia, el Medio Oriente y África.

Lo que significa que en este siglo y en el próximo crecerán mucho más exponencialmente que el cristianismo, que cuenta con 2.000 millones en la actualidad y posiblemente tendrá 3.052 millones en 2050, incluyendo todas las vertientes como la del protestantismo evangélico que es la de mayor expansión, según datos aportados por el Observatorio Pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

El Papa Francisco desde su posición de líder del catolicismo,  está comprendiendo la crisis del Medio Oriente y la compleja situación en África e intentando colocar el problema más allá del sectarismo religioso islámico y de la llamada guerra de civilizaciones. Por eso se acerca más a los líderes religiosos musulmanes moderados que ningún antecesor suyo, por eso también arma una gira de gran despliegue por Asia.

 En conclusión, el mensaje que quiere transmitir Francisco es que las religiones no son el problema sino parte de la solución, particularmente en África y América Latina, que son las regiones del planeta en las que el catolicismo está incrementando el número de creyentes.

Quizá esta haya sido la razón de su elección: el catolicismo dejó de ser europeo cuando cayeron el muro de Berlín y la cortina de hierro comunista. 

 

  

 

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. BERTHA YADIRA LANDAETA said:

    MUY REAL EL COMENTARIO,ABRAZOS, YADIRA

Los Comentarios han sido cerrados.

Top