Ser emprendedor es malo

Emprendedor-768x300

Tarde o temprano, el presidente Nicolás Maduro tendrá que tomar medidas económicas o “ajustes” que afectarán su decaída popularidad. La aceptación de su gestión ha tenido una baja significativa reflejada en los estudios de opinión, pero ciertamente aún conserva una base dura que, aun cuando está resentida por el alto costo de la vida, la inseguridad y escasez, sigue respaldando el llamado “proceso” y cierra filas tras el legado de Chávez y la conducción de Maduro.

Las diarias cadenas presidenciales promoviendo las acciones del Gobierno, evaden los problemas de críticos como la escasez de medicinas e insumos, la situación de la salud y los hospitales, la crisis económica, la corrupción o la inseguridad.

Igualmente las medidas de fondo, como qué hacer con las cientos de empresas quebradas,  en manos del Gobierno; cómo reducir los controles a las empresas y comercios; cómo aumentar la eficacia y rendimiento de la producción, son asuntos vinculados al modelo y la ideología que no se atienden.

Este año Venezuela será el único país del continente que registrará una importante recesión económica, con un decrecimiento de -0.5 % según las proyecciones de Cepal.

Al lado de Argentina son los dos únicos países que se destacan por los peores resultados en sus economías.

En contraste resulta insólito que países más atrasados y con profundos problemas económicos y políticos como Haití tengan proyecciones de crecimiento sobre 4 puntos. Haití, asesorada por el Fondo Monetario Internacional, sometió su economía a una estricta disciplina fiscal y planes de inversión que resultaron en un crecimiento importante de su agricultura e inversiones en infraestructura. En 2013 alcanzó un crecimiento de 4,3% y este año se proyecta un crecimiento similar.

Otros países aliados de Venezuela e identificados con el proceso bolivariano como Bolivia, Nicaragua y Ecuador, crecerán 5%. Panamá será el que liderará el crecimiento económico de la región con 6%. Este es el país a donde han ido a parar la mayoría de los emprendedores venezolanos que se han visto en la necesidad de mudar sus negocios de Venezuela, en busca de mejores condiciones, reglas claras y seguridad jurídica para sus proyectos. Mientras que en Venezuela cada día aumentan los requisitos, la permisología, los impuestos y las restricciones de toda índole, en Panamá se les recibe con los brazos abiertos y se les ofrece todo tipo de facilidades para producir y colocar sus productos en los mercados internacionales. Pareciera que ser emprendedor en Venezuela “es malo”.

El aumento de la gasolina, los impuestos y la nueva devaluación en puertas, son los efectos de las políticas aplicadas a partir de un modelo estatista y de controles.

En el congreso del PSUV quedaron reducidos los sectores marxistas ortodoxos que proponen mayores controles sobre la economía y más expropiaciones. El propio Maduro ha sugerido la necesidad de cambios en el modelo económico, pero hasta el momento no se sabe hacia dónde apuntan tales cambios o si los habrá en algún momento. La recurrente extensión de las decisiones indica que la prioridad sigue siendo mantener la base social que apoya al chavismo con más endeudamiento o venta de activos (Citgo) por encima de la necesidad de corregir el rumbo de la economía a favor de la población.

 

 

 

Artículos relacionados

Top