Oliver Pérez disfruta de buena temporada

Oliver Pérez

Oliver Pérez

Para Oliver Pérez, la “ventaja de local” tiene un significado especial. El relevista mexicano de los Diamondbacks ha logrado algo que anhelan muchos jugadores de Grandes Ligas, pero que por el negocio del béisbol pocos consiguen: jugar en casa. 

Pérez tiene contrato hasta el final del 2015 con Arizona, cuya sede es Phoenix—residencia del zurdo durante gran parte del año—y en la Liga Mexicana del Pacífico pertenece a los Tomateros en Culiacán, su ciudad natal y donde se siente en casa cuando participa en el béisbol invernal.

“Para mí fue un gran honor jugar aquí, porque es prácticamente una segunda casa”, le dijo Pérez a LasMayores.com en el Chase Field de Phoenix durante la serie entre los Diamondbacks y los Padres. “En el invierno me toca jugar donde yo vivo y ahora que me toque aquí, como jugador es el mejor regalo que uno puede tener”.

Con la excelente temporada que está teniendo Pérez en Arizona—1.95 de efectividad saliendo del bullpen de los Diamondbacks—el veterano de 33 años fue mencionado en rumores de cambio de cara a la fecha límite de canjes sin el proceso de waivers del 31 de julio. Pérez no fue negociado por la gerencia en esa ocasión, pero aún existen posibilidades de una transacción antes del 31 de agosto, en caso de que el pitcher haya pasado por la lista de waivers sin ser reclamado.

“Yo sé que es un negocio, pero de verdad como jugador de casa me gustaría quedarme aquí el tiempo que se pueda”, dijo Pérez al respecto. “Ya me han cambiado dos veces (en medio de una temporada, en el 2003 de San Diego a Pittsburgh y en el 2006 de Piratas a Mets). Entiendo que el béisbol es así y hay que seguir luchando, tratar de ayudar al equipo en lo que más se pueda”.

Hace tres años, era difícil imaginar que para estos tiempos Pérez sería una pieza tan cotizada. Después de dos temporadas para el olvido con los Mets en el 2009 y el 2010, el zurdo se pasó todo el 2011 en liga menor de los Nacionales, sin recibir la llamada para subir al equipo grande de Washington.

Pero con persistencia tanto en Estados Unidos como en México durante el invierno, Pérez pudo reinventar su carrera como relevista a partir del 2012 en el sistema de los Marineros de Seattle.

Desde entonces, Pérez ha sido un relevista de suma calidad con los Marineros y desde este año con los Diamondbacks.

“El mismo béisbol me dio la segunda oportunidad. Me dio la oportunidad de ser relevo”, explicó el lanzador, quien ha registrado más de 10 ponches por cada nueve innings en el 2014, con WAR de 1.1—el mejor del cuerpo monticular de los Diamondbacks. “Me gusta porque en el relevo tú tienes la oportunidad de pitchar todos los días y por eso es el puesto que me gusta. Me siento contento con el trabajo en el que estoy ahorita y hay que seguir trabajando para dar más años”.

En cuanto a béisbol invernal del 2014-15 se refiere, Pérez aún está indeciso.

“Quisiera terminar la temporada saludable, que es lo más importante”, expresó. “Me encantaría jugar en Culiacán; ojalá no me pongan en la lista esa de fatiga extrema. Pero necesito terminar la temporada y de ahí tomaré la decisión”.

Tomado LasMayores.com

 
Top