Árabe, cristiana y oficial en el Ejército de Israel

Monaliza-640x681

Monaliza Abdo se alistó al Ejército de forma voluntaria después de ver a todas sus amigas, judías, recibir la orden de reclutamiento.

 

Rocío Manzaneque

Las Fuerzas de Defensa del país han hecho un llamamiento a los cristianos para que se apunten de forma voluntaria al servicio militar.

Monaliza Abdo, de 22 años, es árabe, israelí, cristiana y sargento mayor en el Ejército de Israel. Siempre estudió rodeada de judíos en Haifa, ciudad en la creció, y cuando sus amigas -judías- recibieron la orden de reclutamiento no se lo pensó dos veces y se presentó como voluntaria a las Fuerzas Armadas. No estaba obligada a hacerlo, pero con su alistamiento se convirtió en la primera oficial cristiana de Israel y en una audaz defensora de árabes y judíos por igual.

La joven pertenece a una minoría, la de los alrededor de 1.500 árabes israelíes que se alistan al ejército israelí de forma voluntaria para servir “a su país”, y a la minoría dentro de la minoría: los 137 árabes cristianos que actualmente están en sus filas. La estadística crece lentamente, según explica el portavoz de la armada Shadi Rahal, aunque por el momento se mantiene en unos 50 nuevos alistamientos cada año.

Los cristianos de origen árabe que residen en Israel nunca han estado obligados a realizar el servicio militar, pero una petición oficial del colectivo ha conseguido que el Ejército los incluya como voluntarios para engrosar las filas de las Fuerzas de Defensa, el Tsahal. Ahora, cuando estos jóvenes cumplan los 16 años, recibirán un sobre con información acerca de la vida militar, la contribución de las Fuerzas Armadas a la seguridad del Estado y los beneficios sociales que conlleva.

El principal impulsor de este cambio en el Ejército es Gabriel Nadaf, un sacerdote ortodoxo griego de Yafia (cerca de Nazaret) que preside el Foro de Reclutamiento de Jóvenes Cristianos y que ya en 2012 alentó a los jóvenes cristianos de lengua árabe a alistarse en el Ejército. Desde entonces, Nadaf ha querido reivindicar una nueva identidad para los cristianos, tradicionalmente considerados de origen árabe, para que dejen de ser considerados una minoría. “Nuestro origen como cristianos están grabados en esta tierra desde los tiempos de Jesús”, defendió Nadaf en una conferencia de prensa en Jerusalén, en la que incidió en la “vuelta a las raíces” como vía de integración de esta comunidad en la sociedad. “El Estado judío reconoce y cumple la necesidad de proteger a las minorías”, continuó, “y ningún país árabe trata a los cristianos como en Israel. Al contrario, allí son perseguidos por musulmanes”, concluyó Nadaf, que para alcanzar su objetivo también ha mantenido reuniones con el primer ministro, Benjamin Netanyahu.

Críticas y agresiones por una posible “división de los árabes”

En un país tan abigarrado como Israel, las acciones de Nadaf no han sentado bien entre algunos diputados árabes del Parlamento, los islamistas o incluso el patriarcado de Jerusalén. “Dentro de un año, les veremos tratando de alistar a todos. Obviamente nos oponemos e insto a todos los jóvenes en la comunidad a devolver las órdenes o a quemarlas en una protesta”, indicó el diputado cristiano Bassel Ghattas, que acusó al Ejército de tratar de dividir a la minoría árabe.

Para Nadaf, sin embargo, que está respaldado por el llamado Foro de Oficiales Cristianos del Ejército, los miembros de la comunidad deben comenzar a velar por sus propios intereses, que a su juicio se verán mejor protegidos por el Gobierno de Israel.

Su campaña, contestada también desde la Autoridad Nacional Palestina (ANP), abrió una cadena de desencuentros en Galilea, que el año pasado tomó tintes violentos cuando se produjeron algunas agresiones contra Nadaf, sus seguidores y soldados de esta comunidad.

Pendiente aún del número de voluntarios que se presenten en el Ejército, el nuevo procedimiento puede abrir una nueva relación entre la minoría cristiana árabe e Israel, pero a la vez un cisma con los árabes musulmanes y colocar a estos jóvenes en una disyuntiva si tuvieran que servir en territorios conflictivos. Sin embargo, la joven Monaliza Abdo lo tiene claro: “Protejo al Estado de Israel, no sólo para los judíos, sino también para los árabes. Yo me alisté para servir a mi país y a mi casa”.

Tomado de La Gaceta España

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top