Racionar la abundancia

biometricoEl presidente Nicolás Maduro cree haber despejado todas las dudas sobre el sistema biométrico, al afirmar que no se trata de un mecanismo de racionamiento al estilo cubano, sino de un sistema para garantizar que “todo lo que produzca la República llegue al pueblo”.

Como las políticas económicas del Gobierno han acabado con la industria nacional y las cadenas de comercialización, ya no es creíble acusar a empresarios y comerciantes de guerra económica; así que el Gobierno ahora fija su mirada acusadora en los “bachaqueros”. Les atribuye ser los causantes del desabastecimiento atroz que vivimos, y como muestra de que la cosa va en serio, detuvieron a 624 presuntos contrabandistas este fin de semana pasado.

El rosario de excusas gubernamentales para explicar la situación económica que atravesamos se amplía. La alta inflación, el estancamiento y la escasez son ahora culpa del contrabando; no del desajuste de precios internos vs. externos, la sobrevaluación exagerada de la moneda y el financiamiento del gasto público con billetes de monopolio.

Según el discurso gubernamental, aquí lo que falta en los anaqueles se lo han llevado a Colombia. No pintan nada las empresas quebradas, la falta de divisas para insumos, la ineficiencia de los puertos y las empresas nacionalizadas. No, el tema no es la caída en la productividad y la merma en la producción de bienes no petroleros. Aquí todo es cuestión de mafias y aprovechadores.

Y eso se combate con más controles. Controles perfectos. Basados en la tecnología, máquinas inviolables y sistemas de inteligencia. Es el socialismo biónico.

Maduro piensa que aquí no falta nada, sino más inteligencia para controlar. En su mente, producimos o importamos todo lo que necesitamos. Hay abundancia de bienes y servicios, que servirán para satisfacer la inflada demanda que se ha generado a punta de subsidios. Solo que unos facinerosos nos están desangrando ante la mirada impotente de la GNB y los militares que patrullan la frontera.

Queda entonces racionar la abundancia para que alcance para todos, ¿verdad, Presidente?

 

 

 

 
Rubens YanesRubens Yanes

Artículos relacionados

Top