CAPTAHUELLAS ORWELLIANO

captahuellasGeorge Orwell caracterizó estos conceptos detalladamente, especialmente en su libro titulado 1984.

 

El término orwelliano, tiene connotaciones de políticas draconianas y brutales de control mediante la propaganda, la vigilancia, la desinformación, la negación de la verdad y la manipulación del pasado. Esto incluye el concepto de la no-persona, que se basa en el desconocimiento sistemático de individuos con ideas diferentes e incómodas, al extremo de eliminar cualquier registro público de su existencia. Según Wikipedia, el adjetivo orwelliano describe comportamientos de un Estado represor como los siguientes:

 

  • Invasión de la privacidad, ya sea físicamente o mediante vigilancia. El captahuellas es un ejemplo excelente de cómo el régimen que detenta el poder en Venezuela, pretende vigilarnos y hacer seguimiento de nuestros pasos y de nuestras decisiones.

 

  • Control oficial de los ciudadanos. Se dibuja al Estado como el sistema social del hermano mayor, bueno y protector, abrogándose la potestad de decidir por sus ciudadanos lo que es mejor. Mediante el captahuellas, el régimen, en su papel de hermano mayor, pretende decirnos qué comprar y cuándo comprarlo.

 

  • Estímulo al doble pensamiento o al doble discurso, mediante el cual la población debe aprender a asumir conceptos inconsistentes sin ningún tipo de disenso. Por ejemplo, el régimen obliga a los ciudadanos venezolanos a abrazar el concepto de la abundancia para todos mediante la restricción de nuestra capacidad de adquirir bienes. Nos exige que debemos perder libertad para ser libres.

 

  • El uso indiscriminado de eufemismos para describir un ministerio, programa o concepto, especialmente cuando el nombre denota el opuesto de lo que realmente ocurre. Por ejemplo, los ministerios del poder popular para… que están muy lejos de representar al pueblo, o las misiones de ésto y aquéllo, que solo sirven para desfalcar al erario público.

 

  • La aplicación del concepto de la no-persona, que desconoce sistemáticamente al individuo de pensamiento independiente. El régimen venezolano convirtió a una diputada de la República venezolana, María Corina Machado, en no-persona al borrar de un plumazo su condición de diputada electa y representante con voz y voto de cientos de miles de venezolanos en la Asamblea Nacional.

 

  • Estímulo oficial de políticas que contribuyen a la desintegración socioeconómica de la familia. Por ejemplo, la obliteración de la clase media por parte del régimen. Bien lo dijo uno de sus ministros en alguna oportunidad: “no es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos”…

 

  • Adoración de los líderes del Estado y del partido. Es un buen ejemplo de este comportamiento la propaganda que endiosa al golpista de Sabaneta y lo consagra en el Cuartel de la Montaña.

 

  • La revisión de la historia en favor de la interpretación única del Estado. Es un buen ejemplo el nuevo mausoleo de Bolívar, en el que más que reinterpretar la historia, el régimen roba su pensamiento y lo amolda a su esquema orwelliano.

 

  • Un futuro distópico en general. Un futuro de control social que nos arrebata nuestra libertad en función de la mentira del bien común para que en realidad, todos los ciudadanos entreguemos todo nuestro poder individual en las manos del castrocomunismo cubano.

 

La idea de un captahuellas en toda bodeguita venezolana, no es otra cosa que un globo de ensayo del régimen que detenta el poder en Venezuela, para verificar y promover su eventual aceptación. Luego de 15 años, ya estamos acostumbrados al guión orwelliano del régimen, que les permite amortiguar el impacto que sobre las masas tenga alguna de sus ideas. Tanto decir que viene el coco, hasta que las masas aceptan al coco tácitamente. Con el transcurrir del tiempo, y mediante una masiva campaña de reprogramación neurolingüística, se desvanece la oposición al coco. Es así que poco a poco se impone el Estado orwelliano en Venezuela. En este caso, el hermano mayor es nada más y nada menos que un Estado chavista. Un Estado que se pinta bueno y protector de los oprimidos. Un Estado que oprime para proteger. Un Estado que tiene el solo propósito de que las masas acepten inadvertidamente su doble pensamiento. Es así que el captahuellas nos ofrecerá bienes en abundancia para todos y una dieta más sana para nosotros, los hermanos menores.

 

 
Pedro Bernardo CelisPedro Bernardo Celis

Artículos relacionados

Top