Ecuador, socio de Europa

El tratado brindará a Ecuador un marco jurídico indispensable para la inversión y creación de empleos 

Ecuador ha decidido asociarse con el bloque económico más grande del mundo: la Unión Europea. El pasado 18 de julio Ecuador y la UE concluyeron la negociación de un ambicioso tratado de asociación económica, cooperación y libre comercio. La nación andina se une así a los diez países latinoamericanos que ya han firmado tratados de asociación de IV generación con el ente supranacional comunitario. Estos tratados abarcan también el diálogo político sobre democracia y derechos humanos, e incluyen fondos europeos de cooperación no reembolsable para el desarrollo sustentable de Ecuador.

Ecuador pasa a ser el tercer país andino en firmar un tratado de asociación con la UE. Previamente, suscribieron acuerdos similares Colombia y Perú (2012). Los países centroamericanos, México (2000) y Chile (2003) tienen en vigencia convenios de igual tenor.

Ecuador se había retirado de la negociación del tratado en 2009 (Bolivia lo hizo en 2008); pero el presidente Rafael Correa mantuvo los contactos e intercambios con la Unión Europea y, luego de evaluar las condiciones de los convenios suscritos con Colombia y Perú, decidió reanudar las negociaciones y después de cuatro agotadoras rondas en 2014, las partes alcanzaron un acuerdo final.

Ecuador tendrá acceso con cero o bajos gravámenes, bajo un esquema favorable de desgravación arancelaria asimétrica, al vasto mercado europeo de más de 500 millones de personas con un alto poder de compra y un PIB comunitario de US$ 17,4 billones (2013). Productos ecuatorianos de exportación como los de la pesca, banano, café, cacao, flores, nueces y frutas tendrán acceso privilegiado al mercado único europeo.

El comercio de mercancías entre Ecuador y la Unión Europea se ubica en 4,9 millardos de euros (2013), de los cuales 2,5 millardos fueron exportaciones ecuatorianas y 2,3 millardos importaciones desde la Unión Europea. Los europeos, por su parte, también se beneficiarán del acceso al mercado ecuatoriano para su industria automotriz y sus bebidas alcohólicas.

Pero tan importante como el comercio es que el tratado brindará a Ecuador y a la UE un marco jurídico seguro, estable y predecible, indispensable para la expansión del comercio y la inversión y la creación de empleos sustentables.

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top