Las viudas

En noviembre 1989 cae el muro de Berlín, esa afrenta contra la humanidad que separaba a un mismo pueblo, pero que había sido defendida a ultranza por el comunismo internacional. Eso, aunado a la disolución de la Unión Soviética, causa un terremoto devastador entre sus seguidores, los cuales desconsolados se convierten en viudas y huérfanos de Stalin. Esta condición no duró mucho para beneplácito de los sufridos camaradas. En julio 1990, con la presencia de 48 partidos de izquierda y bajo la tutela de Fidel Castro, se crea el Foro de Sao Paulo.

Los intelectuales, de Saramago para abajo, se regocijan de nuevamente tener un ente que les escuche y aplique sus ideas trasnochadas de la lucha de clases, hombre nuevo y demás hierbas aromáticas. Eventualmente el foro llega al estrellato al lograr poner a sus fichas en varios países de Latinoamérica que representan más del 60% de su población total. Definitivamente un gran logro. Ahora bien, todo proyecto político-social se mide por sus resultados en beneficio de los ciudadanos. Y como diría Cantinflas, ahí está el detalle, los pueblos han pagado muy caro haber sido conejillos de indias de ese macabro experimento. Educación, seguridad, alimentación, salud, vivienda, libertad y justicia parecen haber pasado de moda mientras los jerarcas en los diferentes países “socializados” no pueden creer el tamaño de sus cuentas bancarias y el pueblo debe conformarse con slogans revolucionarios y las migajas que caen de la mesa de los corruptos.

Hoy el foro cuenta con más 100 partidos de casi todos los países de América y el Caribe. Ahora se unen con el fascismo Islámico, aplicando aquello que el enemigo de mi enemigo es mi amigo sin importar la brecha ideológica. Definitivamente estamos ante “el mundo al revés”. ¡¡Será!!

 

 

Artículos relacionados

Top