Entre Maduro, MARIA CONCHITA…

maria-conchita-alonsoRecuerdo vagamente una anécdota de hace años: Se trataba de un homónimo de José Luis Rodríguez, a quien apodaban “El Perro”. Residente en una población oriental, llamó a un hotel capitalino para reservar una habitación, pues necesitaba ir a Caracas, atendiendo un asunto de negocios. El empleado de reservaciones, al oír el nombre, preguntó sorprendido: ¿El Puma? A lo cual respondió, con la acostumbrada gracia oriental: ¡No chico, “Er Perro”!
 
La razón de la remembranza es la vigencia que ha retomado el famoso cantante, quien se ha pronunciado contra el régimen de Maduro, proponiendo soluciones para salir de su pésimo mandato. Igualmente ha alborotado el avispero María Conchita Alonso, a quien el incapaz bravucón ha amenazado con retirarle la nacionalidad venezolana, habida cuenta de que la dinámica artista de cine y cantante nació en Cuba pero, como la mayoría de los cubanos, repudia el dominio semisecular de los fósiles Castro. Cosa que no puede hacer con El Puma, un venezolano que ha llevado su “Pavo Real” por el mundo entero.
 
Por supuesto, la amenaza de la revocatoria de la nacionalidad de la fogosa María Conchita no ha merecido de la artista mucho más que unas cuantas trompetillas y, de paso, de muchos venezolanos, quienes no ven en tales arrebatos otra cosa que tristes “pancadas de ahogado”. Pero entre ambos artistas existe una pequeña diferencia, que no tiene nada que ver con los méritos y el prestigio que cada uno ha logrado a lo largo de su carrera, y es que la cubana-venezolana María Conchita siempre estuvo clara sobre las intenciones del Chávez hablachento y prometedor de “revoluciones bonitas”, mientras que el venezolano José Luis cayó al principio, como muchos otros artistas venezolanos, bajo el embrujo del hábil vendedor de ilusiones.
 
Uno conoce a muchas personas que, como El Puma, al principio creyeron al pie de la letra el credo chavista. Hoy son los arrepentidos que comparten con nosotros la animadversión al régimen, entonces chavista, hoy madurista, pero siempre inepto, corrupto y embustero.
 
En Venezuela van apareciendo, día a día, más “pumas” que otrora inhalaron el opio chavista y ahora, curados de tan peligrosa droga, van buscando caminos para recuperar la imagen de un país que quiere paz y prosperidad. Y sobre todo, la confianza en nuevos dirigentes creíbles, capaces y probos.

jose-luis-rodriguezQue nos garanticen que los ineptos no volverán
 
UN PUMA, DOS PUMAS, ETC de Peter Albers
Fragmento editado
 

 

…Hugo Chávez, er perro y… EL PUMA

 

Artículos relacionados

Top