Sobre el reto del que llega y ….

chuo-torrealba

 

La Mesa de la Unidad Democrática, ha elegido su nuevo Coordinador, se trata de Chuo Torrealba a quien la opinión pública conoce. Un comunicador social que escogió el carisma (así se diría en la iglesia católica) de reportear desde los barrios, de ser “el radar” de sus problemas y denunciarlos.

Sera sin duda un cambio en el estilo, en la manera de dirigir el organismo y el país espera que sea para mejorar la capacidad organizativa y de interacción entre las organizaciones y, como es obvio, en su comunicación con la gente común, con la gente de a pie que hoy pelea por sus derechos a lo largo y ancho del país.

No obstante esta buena noticia, es necesario recordar, regresando al evangelio que “No se pone vino nuevo en odre viejo” La MUD debe hacer un debate para tener claro cuáles son sus competencias.

En ocasiones anteriores, hemos sugerido que el organismo no puede sustituir a los partidos. La MUD tiene que comunicar (Y Chuo es un excelente comunicador) que es una articuladora de la actividad de estas organizaciones y de muchas otras de la sociedad civil que quiera y deberían sumarse. Que su papel básico es realizar la tarea de construir la unidad en todos los compromisos de las fuerzas democráticas venezolanas. En los electorales, en los sociales, en los políticos.

La opinión pública debe entender que en la MUD no puede haber pensamientos UNICOS. Allí conviven organizaciones (gracias a Dios) con visiones distintas, con caracterizaciones diferentes de la realidad actual del país. En esta coyuntura, por ejemplo, hay organizaciones que trabajan por una Asamblea Constituyente, otras que centran su actividad en pedir la renuncia de Maduro, otras enfilan sus miras hacia las elecciones parlamentarias.

Lo extraordinario, lo verdaderamente sorprendente, lo que anima a las fuerzas democráticas de muchos países en la esperanza de recuperar la democracia en Venezuela, es que la MUD haya logrado constituir un gran frente para enfrentar desafíos electorales y haya podido en medio de estas diferencias y sorteando el ventajismo grosero del gobierno, obtener victorias importantes en el país.

De manera pues que deseamos a Chuo mucho éxito en sus funciones. La esperanza de retomar la senda de la democracia en Venezuela depende mucho del tino y la capacidad de manejar este frente heterogéneo que tiene, no obstante, el objetivo común de producir un gran cambio en el país.

Fragmento

ramon-guillermo-aveledo

…el legado del que se marchó

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Top