BRASIL HORA (0+1)
DE ‘PLAYBOY’ A ALTERNATIVA AL PT

dilma marina brasil

Hace apenas siete días, para todos los entendidos, la segunda vuelta de la contienda presidencial brasileña se dirimiría entre Dilma Rousseff y Marina Silva. El accidente aéreo que segó la vida del senador Eduardo Campos, candidato del partido socialista, había catapultado a Silva, electa por su partido para sustituirlo, y sus números en las encuestas llegaron a codearse con los de la presidente actual. Entretanto, Aécio Neves, exitoso ex gobernador de Minas Gerais, era relegado a un olvidado tercer lugar. Pero en las dos semanas finales se dio una máxima paradójicamente ambientalista: árbol que crece muy rápido es de tallo quebradizo. La ambientalista Marina rápidamente se desplomó y en su lugar, Neves, surgido de la misma fuente partidista del expresidente Fernando Henrique Cardoso, amaneció este lunes como único contendor de Dilma Rousseff. La segunda vuelta se dará el próximo 26 de octubre. De ganar Aécio Neves, su victoria tendrá una importante incidencia sobre la geopolítica continental.

 

Beatriz Borges

 

Para Aécio Neves, la carrera electoral comenzó con un cambio de imagen y acabó con la derrota del impulso de Marina Silva

 

Hasta hace poco, Aécio Neves da Cunha transmitía la imagen de un auténtico playboy. Originario del Estado de Minas Gerais, aunque ha vivido en Río de Janeiro por más de 15 años, siempre ha tenido la costumbre de asistir a eventos sociales donde se ha posicionado como una celebridad. El candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), perteneciente a una familia de fuerte tradición política, se inició en la vida pública a los 21 años, como secretario personal de su abuelo Tancredo Neves, entonces gobernador (1981-1984), y como el presidente electo que murió antes de asumir el cargo en 1985. Para Neves, que también fue gobernador de Minas Gerais (entre 2003 y 2010), llegar a ser considerado un potencial candidato por los miembros de su partido no fue una tarea fácil. El expresidente Fernando Henrique Cardoso, que ahora le apoya, fue quien sugirió que mientras Neves no cambiase su forma de vida, difícilmente podría conseguir los apoyos necesarios para su candidatura. Sus 54 años y su cabello gris representan —desde el punto de vista de los analistas— a un hombre muy familiar, pero también son el reflejo de años bien vividos e incontables tardes al lado de bellas modelos.

 

De hecho, se casó con una, Leticia Weber, con la que tuvo un par de gemelos este año. Para reforzar su nueva imagen de hombre de familia llevó a bautizar a los recién nacidos hace cuatro días en la Catedral de São João del Rei, un templo construido en 1721 en la ciudad de su abuelo Tancredo, en Minas Gerais. Otra prueba de su esfuerzo por cambiar su imagen son los vídeos publicados en su página de YouTube, que además de mostrar sus actividades de campaña también captura momentos familiares en la ciudad de Claudio, su refugio, al que llegó a llamar “mi Palacio Versalles “, según publicó en junio la revista Piauí.

 

No sólo estas estrategias de marketing lograron que se recuperara en las últimas encuestas y que superara entre 3 y 4 puntos sus resultados del principio de la carrera electoral, cuando tenía 23% de los votos, según IBOPE. Su elocuencia y facilidad de palabra le favoreció en los debates televisados. Pero su camino electoral no fue fácil: Fue acusado de consumir cocaína —algo que nunca se ha confirmado— y sobrevivió con firmeza a los escándalos políticos como el mensalao (por el lavado de dinero durante una campaña de un gobernador PSDB en 1998) y el aeropuerto construido en Claudio con fondos públicos en una parcela propiedad de su tío. Después de todo, en su camino estaba una piedra llamada Marina Silva. Nadie esperaba el giro que la muerte del candidato del PSB, Eduardo Campos, causó. Aunque no era tan conocido a nivel nacional como Marina Silva, que ya había sido candidata presidencial y antes fue ministra de Medio Ambiente en el gobierno de Lula, tenía el apoyo de gran parte de los electores fieles a su partido y fue impulsado por su aprobación, del 92%, durante sus ocho años como gobernador de Minas Gerais. Como él mismo predijo, el éxito de Silva era una fase y al final ganaría la razón.

 

Natural de Belo Horizonte y formado en Economía por la Universidad Católica de Minas Gerais, Neves vende y refuerza la tradición política como parte de su ADN. Su mayor dificultad, sin embargo, es usar las palabras correctas para dirigirse a las clases más bajas, el tipo de votantes que podrían aumentar sus oportunidades en la segunda vuelta. “Choque de gestión” y “eficiencia” es el lenguaje del mercado —que le adora—, pero no de los que podrían llevarlo al cargo que tanto anhela. Incluso habiendo dicho que mantendría los programas sociales, como lo Bolsa Família, no ha sabido explicar cómo esto es compatible con su intención de limpiar el Estado, rescatar la credibilidad del país en los mercados y alejar al fantasma de la inflación. Armínio Fraga, expresidente del Banco Central, uno de los nombres ya confirmados en su equipo para la cartera de Hacienda, intentó deshacer esta semana el mal entendido al lanzar el programa para el área económica, diciendo que las políticas sociales estaban “amenazadas por el débil crecimiento de la economía brasileña”.

 

Aécio supo seducir a algunos sindicatos de jubilados con su propuesta de revisar las pensiones (reduciendo el valor del beneficio para quien se jubiló más recientemente), sin entrar en detalles de cómo lo haría. Y tampoco mencionó que el cálculo fue instituido por su mentor político, el propio Cardoso. Ganó el apoyo del sector del etanol y tiene tradicionalmente el voto de electores más adinerados y de grandes propietarios de tierras. Tiene el respaldo necesario en el Congreso y en el Senado, por su capacidad de dialogar y su afinidad con el PMDB, y conquistó aliados en el interior paulista, el colegio electoral que tradicionalmente se divide entre el gobernador del Estado Geraldo Alckmin y Serra. Supo aprovechar su papel de presidente del partido —función que asumió en 2013—con el apoyo de aliados de Serra, anteriormente sus mayores opositores dentro de esta fuerza política. A pesar del desgastante embate (nunca asumido) tras bastidores en 2009, cuando hubo una grieta en el partido entre los candidatos presidenciales Serra y Neves para las elecciones de 2010, todo terminó como él quería cuatro años después de lo previsto.

 

Neves abrió 13 procesos en el Tribunal Superior Electoral en las elecciones, incluyendo una acción contra la campaña de Dilma Rousseff, que estaría usando Correos para favorecer la distribución de material de la campaña petista, algo que el presidente de la entidad negó. También comenzó procesos en contra la red social Facebook y los buscadores Google, Yahoo y Bing. Hasta hace poco tiempo, era posible encontrar en ellos el nombre del candidato asociado a las palabras “cocaína”, “borracho”, “esnifar”, términos que han desaparecido de las sugerencias automáticas. Sin embargo, se han sumado palabras como: “aeropuerto” y “masonería”, porque el candidato dio en abril una conferencia en esa institución. La ya citada revista Piauí llegó a decir irónicamente que Neves demandaría a las empresas encuestadoras por ubicarlo en el tercer lugar. Pero a pesar su agresividad en el campo jurídico, Neves es un conocido fanático del club de fútbol El Cruzeiro, además dicen que le gusta cabalgar, y que siempre que tiene una oportunidad surfea. Durante la campaña protagonizó algunas escenas cómicas, como el constante asedio de mujeres simpatizantes que lo detenían para hacerse selfies. Sin abandonar la sonrisa, Neves transmite la típica simpatía brasileña y, en contra de la forma de ser sus compatriotas, poco desconfiada.

 

Tomado de @ELPAÍS

 
Beatriz BorgesNo photo
Etiquetas

Artículos relacionados

Top