Cristiano desencadenado

Cristiano-Ronaldo-2014-Real-Madrid-Player-Wallpaper-Cristiano-Ronaldo

GORKA PÉREZ

 

 Probablemente no se harte de probarse a sí mismo porque la sensación de no tener nada que mejorar le resultaría desesperante. Es como si no pudiera dejar de repetir una y otra vez lo mismo por si acaso no hubiera nada más después. Desde su llegada a Madrid en 2009, Cristiano Ronaldo se ha perfeccionado como goleador, superando todas las expectativas que generaron los 96 millones de euros que desembolsaron los blancos al Manchester United entonces. Lo ha hecho tanto, que cinco años después, y tras su última tripleta ante el Athletic, la 22ª con la camiseta blanca, ya suma 17 goles, 13 de ellos en Liga. Una marca que no se había repetido en 71 años desde que lo lograse el español José Manuel Echeverría en 1943.También es su mejor registro anotador en las primeras siete jornadas: 5 en 2009-2010, 5 en 2010-2011, 7 en 2011-2012, 8 en 2012-2013 y 6 el curso pasado. Contando los dos tantos en Champions y los dos en Supercopa de Europa la media queda en 1,55 goles por partido, la mejor de toda su carrera como profesional.

En seis temporadas como jugador del Real Madrid, el portugués ha marcado 269 goles en 257 partidos

En su primera temporada de blanco, CR9 por aquel entonces superó la treintena de dianas, 33 en 35 partidos, con una media de casi gol por partido (0,94). Al año siguiente, ya como CR7, en la temporada 2010-2011, incrementó la cifra hasta los 53 tantos en 54 partidos (0,98 de media); 40 de ellos en Liga, lo que le sirvió para conseguir su primer trofeo como máximo goleador. Si el registro ya era asombroso de por sí, el portugués no se quedó ahí. En la 2011-2012, Cristiano anotó 60 goles en 55 partidos, 46 en Liga y 10 en la Champions, instaurando un nuevo récord en su currículum. Todo para lograr una media de más de un gol por partido: 1,09, la más alta que había conseguido hasta ese momento.

En la temporada 2012-2013 si bien la media bajó, la marca seguía siendo igual de aplastante: 55 dianas en 55 encuentros (1 por partido). Pero donde la carrerilla no cesaba era en Europa, con 12 tantos en 12 enfrentamientos. Sin embargo, la no consecución de la Champions enfadó a Cristiano, que en la siguiente edición no sólo se convirtió en su máximo anotador con 17 goles, sino que con ellos consiguió levantar su segunda orejona tras hacerlo con el Manchester United en 2008.

En seis temporadas como jugador del Real Madrid, el portugués ha marcado 269 goles en 257 partidos. Y sigue con la intención de aumentar esa marca. No hay cadenas que contengan a Cristiano.

Tomado de El País España

 
Top