Si EE.UU. hubiese “arrugado”

aviones-usa

El arma secreta estrenada contra el ISIS, el Raptor, un cazabombardero invisible a los radares

 

Eso de hablar bien del gobierno gringo no es propiamente popular. Es la pesada matriz bombeada por potencias venidas a menos, y sectarios que temen más que desprecian al imperio más poderoso que haya existido. Caramba, hay que tomar su defensa como un atrevimiento.

Pero bueno, observando cuidadosamente la amplia coalición que ha formado el presidente Obama y la energía que despliega a la hora de enfrentar al enemigo en tierra más tenaz que se haya conocido en el ardoroso oriente medio, tiene uno qué preguntarse qué hubiera pasado en nuestro agobiado planeta si EEUU hubiese optado también por lavarse las manos frente a las acciones ejecutadas por el despiadado, superarmado, masivo y archimillonario ISIS.

No creo que se repita el pantano vietnamita porque esta vez EEUU asume una causa defendida por casi todos y especialmente por el mundo islámico, primera víctima de los fanáticos.

La principal arma del califato malamente revivido, es el miedo. Tiemblan incluso potencias europeas, Turquía, Irán, Siria, Irak, Arabia Saudita, los emiratos, Israel, Egipto. Los precarios soldados iraquíes salían corriendo no bien avistaban a los feroces fundamentalistas. Turquía con su fuerte ejército temía al ISIS tanto como a los kurdos, el pueblo más dispuesto a enfrentar la amenaza. ¡Es su unidad nacional! ¡Es el futuro Kurdistán independiente!

Para vencer susceptibilidades, lo primero de Obama fue no comprometer soldados en tierra y confiarse en su poderosa fuerza aérea. Podían preguntarle en su propio país:

  • ¿A santo de qué pones en juego el pellejo norteamericano cuando los directamente afectados poco se atreven?

Lo segundo fue separar el ISIS del Islam, que no quiere ni puede ser confundido con los asesinos. Se logró ampliamente en el planeta.

Y ahí lo estamos viendo. Contraviniendo la regla de que las guerras se ganan en el terreno, los bombardeos han ralentizado una ofensiva que parecía incontenible. Los valientes kurdos así lo reconocen. Esa estupenda comunidad se ha ido convirtiendo en una muralla de contención al tiempo que el ejército iraquí se va moralizando y pasando a la acción.

La lucha será larga. El caso es que si resultara victoriosa, como ya podemos comenzar a vislumbrar, se afirmará la autonomía y el peso de los kurdos, y mientras más dure la lucha más pudiera ocurrir que brotara el nuevo Estado de Kurdistán, apoyado en un ejército victorioso. Irak posiblemente reconozca esa realidad. Siria ya no podría impedirlo y probablemente Irán opte por negociar.

Para los árabes moderados será un bálsamo. Para Israel no menos. ¿Quién financiará al Hamas? Los kurdos, que dominan las artes de la diplomacia y la política, practican la tolerancia religiosa, y pese a tener mayoría islámica desempeñarían un papel pacificador.

EEUU, aliado de los musulmanes moderados, habría demostrado que puede ayudar sin apoderarse de territorios. Y la cereza del helado: ¿desaparecerá finalmente el enclave ruso en Siria?

Hombre, ¿quién más podría poner el cuerpo en esa encendida región donde tantos valores están en la balanza?

Si EEUU evadiera el reto, lo que sucedería sería tan diabólico que mejor ni hablar. Si persevera hasta la victoria, ganará los corazones musulmanes pese a disparar más misiles que nunca.

 

* Como en ocasiones anteriores, esta semana cedemos nues- tro espacio editorial a una columna de especial interés.

 

 
Jorge SemprúnNo photo

Artículos relacionados

Top