Guerra petrolera

16 Collage Petroleo cris Venezuela

Una guerra petrolera está por estallar. Se enfrentan Estados Unidos y Arabia Saudí contra Irán, Siria y Rusia. El petróleo es el arma. EEUU y Arabia Saudí inundan el mercado de crudo en medio de una menguante demanda mundial, lo cual derriba los precios. En apenas semanas, el barril ha caído de US$ 100 a US$ 80. Analistas petroleros creen que el declive continuará, lo cual ya está sucediendo en las economías petroleras de Irán, Siria y Rusia. Estas economías están a punto de salirse de control, ante la posibilidad de perder 20% o más del ingreso petrolero nacional en los próximos doce meses. El pánico provocará protestas y revueltas sociales, las cuales ya han comenzado. La situación enfriará los planes nucleares de Irán, las intenciones del régimen sirio de mantenerse en el poder y la “invasión” rusa en Ucrania. Como beneficio adicional para EEUU, Washington propinará un golpe al EI, el grupo terrorista que se financia con el crudo iraquí que controla. Por su parte, Arabia Saudí se mantiene como la principal potencia del Medio Oriente, cosa que intenta combatir Irán.

Advertencia: Venezuela es víctima indirecta de esta guerra. Su nivel de gasto es tal que necesita que el crudo se cotice en US$ 200 para mantenerse a flote, según el economista Francisco Monaldi. Cabe imaginarse entonces el pánico que produce la caída del petróleo de US$ 100 a US$ 80. Si hay menos dólares para pagar las importaciones, la escasez de alimentos, medicinas, bienes básicos y empleos empujará a los venezolanos a las calles. Según una reciente encuesta de IVAD, el rechazo contra el Gobierno proviene de partidarios y opositores. Ochenta y cuatro por ciento repudia la crisis económica; 81% se queja de la crisis política; 78%, de la respuesta gubernamental a la crisis; 75% opina que el Gobierno ha tomado el rumbo equivocado; 74% rechaza la escasez; 72% teme a la inseguridad. El país habla con una sola voz.

Más allá del sino del régimen actual, lo más inquietante en cuanto a Venezuela es que pocos hablan de liberarla de su dependencia petrolera mediante la apertura y diversificación económicas, a través del Estado de Derecho en una economía de libre mercado donde se respeten los derechos de las personas independientes.

 

Traducción: Maryflor Suárez

 

 

Artículos relacionados

Top