¡Otro! organismo más

A falta de resultados tangibles para resolver los problemas de inseguridad que viven los venezolanos, y que nos colocan como uno de los países más violentos del planeta, muy apropiado es crear nuevos organismos, según se ofrece, finalmente lograrán poner fin a tanto homicidio y tanta inseguridad que se sufre en las calles del país.

Esta vez el nuevo organismo tiene un singular nombre: SP3, cuyas siglas difícilmente pueden develar para qué sirve. Su nombre de pila es “Sistema de Protección Popular de la Paz”. El nombre alude a una gran organización que según el Presidente servirá para “luchar por la paz, la tranquilidad, por el derecho a la vida”.

Algunos se preguntarán si este es un nuevo plan que se suma a los nueve anteriores, cuyos resultados, NO están a la vista, en efecto se creó porque los planes anteriores no dieron resultados.

Un dato que adicional que caracteriza a este nuevo organismo es que estará compuesto por equipos de carácter cívico-militar y su estructura central dependerá directamente del presidente Maduro y el Estado Mayor. Es decir que la paz de la República estará manejada directamente por el Presidente y la FANB. Según sus propias palabras, este organismo “les caerá encima a los terroristas, sicarios y paramilitares. ¿Serán paramilitares los colectivos armados? Muchos se preguntarán muchas.

Pero volviendo al tema de los organismos sería interesante que se presentara un balance de la gestión de la llamada “Misión Paz y Vida” que también fue un organismo que se creó para garantizar la seguridad a los venezolanos. Y por ejemplo en qué se invirtieron los 200 millones de bolívares que le asignaron a esa misión que presidió José Vicente Rangel Ávalos. Igualmente se debería informar qué ocurrió con las reuniones que sostuvo Rangel con las 280 bandas delictivas que agrupaban a cerca de 10 mil jóvenes y que según se había informado estaban de acuerdo entregar las armas.

Este nuevo organismo SP3 estará presidido fundamentalmente por militares y no se informó si tendrá alguna vinculación con la “Misión Paz y Vida” o los planes de seguridad aún vigentes como el Plan Patria.

Cuando se habla de la lucha contra los sicarios, terroristas y paramilitares, no se especifica quiénes son o cuáles son sus propósitos. Nada se menciona de las 1.500 bandas del crimen organizado que operan en el país y cómo poseen armamento superior al de las policías municipales.

Tampoco se conocen acciones emprendidas para neutralizar esas bandas, tal como ha ocurrido en otros países, como Colombia y Brasil, que sufrieron tanta violencia como en Venezuela.

Igualmente se dejan de lado los asesinatos a policías en todo el país, los robos de armas en los arsenales del Estado y el evidente tráfico de armas que opera en las cárceles del país.

En definitiva se crea un organismo más que seguramente no irá al fondo del problema de la inseguridad que vive el país. En unos meses el tal SP3 será igualmente olvidado a la espera de un nuevo orgasmo.

 

 

 

Artículos relacionados

Top