VENEZUELA, LA OPEP Y VIVIR CON POCO

Ali Al-Naimi - Ministro de Arabia Saudita

Ali Al-Naimi – Ministro de Arabia Saudita

 

La OPEP decidió no reducir la producción de petróleo. El Ministro de Arabia Saudita, Ali Al-Naimi, salió de la reunión con una gran sonrisa. Una sonrisa que cuenta con el respaldo de 757 mil millones de dólares de reservas, parte de ellas acumuladas por los sauditas durante los recientes años de altos precios de petróleo.

 

Los países árabes han decidido jugar ajedrez en el mercado mundial. Buscan moderar (y controlar) la oferta de petróleo a mediano plazo, desestimulando con precios relativamente bajos la inversión en algunos proyectos de producción de shale oil en Estados Unidos. Tienen, por ahora, la paciencia que da el dinero. En contraste, Venezuela muestra el andar desesperado de quien se sabe con los bolsillos rotos y muchas cuentas por pagar.

 

Rafael Ramírez, representante de Venezuela ante la OPEP, salió de la reunión sin sonreír. La decisión de la OPEP es un revés que aprieta la soga fiscal y cambiaria, pero también es una derrota en el terreno simbólico. El resultado de esta reunión contrasta con la narrativa mitológica que desde el oficialismo han vendido sobre la vida pública de Hugo Chávez. Esa versión supone que Chávez, con su liderazgo y encanto disciplinó a los países de la OPEP a partir de 1999, provocando la subida de los precios del petróleo. Hugo Chávez, el “gigante”, pudo. Ahora, en su ausencia, no se puede. Las versiones interesadas de la historia siempre regresan en forma de látigo.

 

porcentaje linea quiebraEs inevitable sentir, al menos hoy, que hemos pasado de ser una potencia petrolera con las reservas más grandes del mundo, a ser el daño colateral de las estrategias de los actores que en realidad mandan en el mundo de la energía.

 

Los malos tiempos sólo son malos para quienes no se prepararon para ellos. Ni el gobierno de Hugo Chávez ni el de Nicolás Maduro tomaron previsiones. El Fondo de Estabilización Macroeconómica de Venezuela, un instrumento creado justamente para que el gobierno pueda actuar de forma contracíclica, tiene apenas 3 millones de dólares. No es casualidad, no fue un descuido, no fue un rasgo de la cultura caribe: la ley fue modificada para no tener que ahorrar. Había demasiadas elecciones por ganar, había un poder que preservar y ahora pagamos las consecuencias con intereses.

 

Sorprende la insistencia de no asumir las dificultades desde el discurso público. “Estamos blindados”, dijo alguna vez Hugo Chávez. Nunca lo estuvimos y ahora, cuando Venezuela es más dependiente que nunca de los ingresos petroleros, tampoco lo estamos. A la salida de la reunión, el canciller Ramírez declaró a Telesur que el gobierno venezolano está preparado para afrontar cualquier circunstancia y fluctuación en el precio petrolero. Dijo que, como medida de prudencia, el Ejecutivo realizó la planificación del Proyecto de Ley de Presupuesto para el ejercicio fiscal 2015, con un cálculo de 60 dólares por barril. El argumento es curioso. Se sabe que el gasto público en Venezuela excede el planteado en las leyes de presupuesto por razones políticas. Este año se estima que el gasto público excederá en 74% al estimado en el presupuesto. Suponiendo que el gasto público se limitara a los ingresos estimados en el proyecto de presupuesto en el 2015, y utilizando para los cálculos una inflación similar a la de este año, la caída del gasto público estaría en el rango de 35 y 40% en términos reales durante el 2015, un shock de gasto que sólo aceptaría el calificativo de brutal. La prudencia nunca es tan costosa.

 

Rafael Ramirez

Rafael Ramirez

Fernando Soto Rojas, veterano político del partido de gobierno y ex presidente de la Asamblea Nacional, tomó otra dirección. El diputado declaró también que Venezuela está preparada para la caída de los precios del petróleo. Pero además añadió una frase donde se mezcla su fe con el diagnóstico: “Como somos revolucionarios, estamos acostumbrados a vivir con poco”.

 

El presidente Nicolás Maduro ha retrasado las medidas de ajustes, mientras el entorno para la actividad privada se torna cada día más asfixiante. Los desequilibrios aumentan y la palabra hiperinflación suena como una amenaza real.

 

Las economías también se desquician. Y, cuando lo hacen, el único resultado seguro es el incremento de la pobreza, un cambio social que viene acompañado de consecuencias personales y políticas. Un proceso que ya está en curso y que, por ahora, las velas encendidas a los precios del petróleo no serán capaces de revertirlo.

 

 

Tomado de @PRODAVINCI

 
Angel AlayónAngel Alayón

Artículos relacionados

Top