DIJO EINSTEIN: ESTAMOS CREANDO UNA GENERACIÓN DE IDIOTAS
Y ESE DÍA YA LLEGÓ…

Einstein

 

Es impresionante el tiempo que la juventud invierte manipulando su teléfono. No solo para hablar sino perdiendo el tiempo en las distintas distracciones que le brinda.

¡Hasta en un almuerzo, visitando un museo o en una fiesta de cumpleaños! Y este fenómeno hasta en niños pequeños lo vemos. ¡Terribles son las consecuencias!

Somos responsables de llevar nuestra vida de acuerdo a las leyes inmutables de la naturaleza.

Estas no se pueden evadir ¡sin pagar un precio muy alto!

Partiendo del “terreno” que heredamos…y hasta el final de la adolescencia… del entorno y de los demás, vamos recibiendo los conocimientos y habilidades que necesitaremos…para poder realizar plenamente nuestras vidas.

 ¿Qué sucede si el tiempo para este aprendizaje, para esta formación…lo invertimos en manipular teléfonos y tabletas?

¡No podemos madurar! El desarrollo natural para alcanzar la madurez queda absolutamente truncado…

Mientras más tiempo al afuera le dedicamos, tanto más de nosotros mismos nos alejamos y crecer para madurar ¡se hace imposible!

Es terrible lo que estamos viviendo… ¡pero ni cuenta nos damos!

¿Qué podemos hacer? Es de la mayor urgencia ayudar a crear un estado de consciencia en relación a la magnitud del peligro que se está incubando.

El único antídoto ¡es la meditación al estilo oriental! Desde la edad más temprana.

Es importante practicarla todos los días. Cuarenta minutos por lo menos es el tiempo ideal.

A través de ella trascendemos el ego hasta llegar a nuestro SER, a nuestra dimensión inmortal…Y cuenta nos damos de que la mente pensante, la mente ociosa nos lleva… ¡a un mundo que no existe! 

Todo lo que a través de esa mente desbocada recibimos y transmitimos… ¡es falso!

Nuestro SER inmortal es un estado de consciencia plena. A través de Él llegamos a conocernos

…a conocer la paz interior…y a conocer al amor verdadero… ¡el amor por todo cuanto existe! 

Cualquiera acción, si la realizamos a plena consciencia ¡es meditación! Si caminamos y estamos conscientes de la flexión de nuestras rodillas, de la respiración…de lo relajado o tenso que estemos…de la brisa que sopla, del sol y de las sombras… de los ruidos del ambiente…

…de todo lo que en nuestro entorno sucede… cabida para la ego/mente NO HAY.

Meditando palparemos la existencia… la realidad.

Vivir EN meditación es muy difícil. Solo los míticos lo logran.

Los animales, sin embargo, viven en meditación. De ello depende su existencia. Por eso mismo, el hombre primitivo también.

 

*Versión en prosa de envío del Dr. Miguel Alejandro Römer R., distinguido médico venezolano, por largos años Jefe del Servicio de Gastroenterología del Hospital Militar, quien a su avanzada edad, se dedica la divulgación de pensamientos que conducen al cultivo de la riqueza interior del ser humano y a su elevación espiritual.

 

 

 

 

 
Miguel Alejandro RömerNo photo
Top