El ABC de Carlos Zapata / Periodista y dirigente estudiantil
“El gobierno de Vielma Mora se ha dedicado a reprimir”

“Los tachirense creímos que la administración pasada había sido lo peor, pero ésta la supera”.

“Los tachirense creímos que la administración pasada había sido lo peor, pero ésta la supera”.

 

El año amaneció, contra los pronósticos de muchos acá, con candela encendida. Esas colas que en Caracas espantan a la gente y donde se arman escándalos, nosotros tenemos año y medio sufriéndolas. Tengo la ilusión de un cambio de gobierno y la presión social tendrá un papel crucial en lo que pueda venir, opina.

 

Carlos Alberto Zapata Casanova. Todo lo de él es corregir, escribir y redactar. Ha trabajado por mucho tiempo en el Diario Católico del Táchira como corrector de estilo, del cual no se desprende del todo, a pesar de estar estudiando, simultáneamente, Ingeniería en la UNET (la cual está culminando) y Comunicación Social en la ULA. Le ha quedado tiempo para subir cerros en plan de salvamento durante su pasantía en las Brigadas de Rescate Andinas. Lo que quería era aprender a tomar la tensión pues su padre era hipertenso, pero lo atrapó el amor por el trabajo voluntario. De esa experiencia deriva su enganche con el periodismo, pues debió redactar cartas, enviar memos, notas de prensa y ahora es periodista por gusto, oficio y vocación. Lo buscan hasta los políticos para que les apoye en redes sociales, las cuales maneja con gran habilidad. Estas son sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana.

 

_  Táchira vuelve a ser noticia por ánimos revueltos. ¿Qué es lo que realmente está pasando allá?

_  Esto es eco de las protestas ocurridas el año pasado. San Cristóbal fue epicentro de protestas en febrero del 2014 a raíz de la situación que se presentó en la ULA-Táchira. La ULA no es precisamente la universidad que más mueve en el tema de protestas. Quema cauchos la ULA y nadie se entera, quema cauchos la UNET y se entera Venezuela. Históricamente ha sido así, pero ello cambia en febrero de 2014 porque las redes sociales cobran protagonismo y llevan los acontecimientos al escenario internacional. Alguien de fuera vio los tuits y el tema cobró sonoridad. Comparas el previo y el después de la entrada en juego de las redes sociales y percibes claramente la diferencia.

 

_  Quiere decir que fue determinante el uso de redes sociales para dar visibilidad a lo que acontecía en la ULA…

_ La ULA rompe el esquema pues no fue una protesta que comenzó  y a los diez minutos terminó, sino que se mantuvo 4 y 5 días, y seguía. No hubo el “váyanse a sus casas”, sino que la gente estaba resteada.

_  Las redes sociales son un respaldo, no una causa. Debe haber ocurrido algo que motivó esa fuerte protesta…

_  Intentaron violar a una compañera estudiante dentro de las instalaciones de la universidad. Para eso no hay seguridad, ni policías, ni nada. La Secretaria de Gobierno estadal argumentó, en aquella oportunidad, que la autonomía universitaria no permitía resguardar la seguridad pues las autoridades policiales no podían ingresar al espacio universitario. Eso es parcialmente cierto pues cuando hay protestas sí se meten. Es muy conveniente inclinar las leyes hacia lo que al gobierno convenga.

 

_  ¿La activación de la protesta es espontánea?

_  En esa ocasión en la ULA lo fue. Hay quienes insisten en señalar a un responsable. Daniel Ceballos está siendo juzgado porque, supuestamente, por un lado llamó a la protesta y por el otro no la paró. Yo digo que es falso y lo es porque nunca hubo un responsable, no había con quién negociar. Nadie podía negociar en nombre del movimiento estudiantil. ¿Quién era el movimiento estudiantil, si hubo 500 focos de protesta a diferentes horas y en diferentes sitios? La gente, más bien, se fue organizando poco a poco, a partir de esa espontaneidad.

 

“El CNE no es confiable, pero en Táchira hemos demostrado que cuando la gente se organiza gana”.

“El CNE no es confiable, pero en Táchira hemos demostrado que cuando la gente se organiza gana”.

Razones para protestar

 

_  ¿Hay partidos u organizaciones políticas detrás de ellos?

_  Parcialmente. Me atrevo a decir que no hubo promoción directa. Pudo haber algún llamado en un momento específico, por ejemplo que saliera Leopoldo López, María Corina Machado o Antonio Ledezma animando a estar en las calles. Pero solo se sumaron a algo que ya se había gestado, a una protesta que ya estaba en  marcha y que no dependía de ellos. Siempre ha habido en el Táchira una corriente o ala radical que piensa que esto hay que acabarlo de una vez, la cual no siempre ha sido oída o canalizada por un liderazgo que les preste atención. Allí es donde conectó López y, cuando dijo de ir a la calle, pareció que tuvo el poder de conducción de generar esa reacción, lo cual no es así. Por cierto que la espontaneidad se notó claramente al carecer de una agenda clara, no se sabía a qué se iba a la calle y dónde se quería terminar. Lo que sí puedo decir es que llegó un momento es que eso se salió de control y no había una persona responsable. Al menos en Táchira fue así.

 

_  ¿Cómo se hizo evidente ese vacío?

_  La cobertura que realicé de los sucesos me lo demostró. Detecté al menos tres etapas en donde los protagonistas no eran los mismos. Tengo amistades en medios de Caracas y el exterior que me buscan para tener versiones de lo que ocurre en Táchira, para que les confirme si son ciertas o no las informaciones que circulan en las redes. Siempre he tratado las informaciones con extrema prudencia y tengo el deber, además, de cuidar mis fuentes.  Siempre me sorprendía constatar que la gente a quienes contactaba hacia mediados o finales del 2014, cuando se reeditó la protesta en otra fase después de abril, al activar mis fuentes me decían “no, pana, yo no estoy en eso”, o “consulta a fulano a ver…”, o “la verdad es que no sabemos quiénes son”. Me llamó mucho la atención y con eso llegaba a otra gente,  a más gente, a gente nueva. Todo ello me reitera que muchas de las protestas son completamente espontáneas.

 

_ ¿Qué sentimiento está detrás de esa espontaneidad?

_ Esta última fase de protestas se activó cuando se comenzó a hablar de las captahuellas para el control de venta de alimentos. Así se nos vendió. La gente sabe en San Cristóbal sabe que la cosa va en serio. No hay “no, yo no creo”. Nosotros sí creemos. Esas colas que en Caracas espantan a la gente y se arman escándalos, nosotros tenemos año y medio sufriéndolas. Por eso cuando oigo de que los cerros están por bajar, tendría que verlo. Llevo muchos años escuchando lo mismo. Con esto no quiero decir que no pasará nada, pero el hecho es que llevo rato sufriendo sin que pase nada.

 

_  Tiene que haber razones para que la gente siga protestando de manera sostenida, así sea de manera intermitente…

_  Tenemos un gobierno regional que es represor y con los jóvenes eso no funciona. Los tachirenses creímos que la administración pasada -de oposición, pero mala- había sido lo peor. Pero esta la supera. Con la administración Pérez Vivas, a mi manera de ver, hubo abstención-castigo.

 

Gestión de gobierno

 

_ Muchos piensan que el CNE es responsable de muchas “derrotas”…

_  El CNE no es confiable, eso es indiscutible, pero en el Táchira hemos demostrado que cuando la gente se organiza y tiene sus veedores, sus testigos y le echa pierna, sale y vota, gana. Allá lo hemos hecho, hemos defendido nuestros votos con uñas y dientes y hemos ganado las elecciones. A mí no me van a pintar el cuento de que Pérez Vivas perdió con trampa. Perdió, y perdió por una patética gestión. Si por decir esto me llaman chavista, adelante, pero fue una gestión que no merecía ganar.

 

_  ¿Por qué fue tan mala?

_  Porque en lugar de mandar se montó en una nota parecida al gobierno de “me sabotean, no me dejan gobernar, no me mandan recursos, tengo un bloqueo económico…” Votamos por él porque prometió lo contrario, porque sentíamos que las circunstancias del país no estaban para cualquier novatada, pensamos que siendo un político con experiencia, con bríos y buena formación iba a responder. Se dedicó a quejarse. ¿Qué ocurrió? Cuando vino Vielma Mora con el discurso de que era socialista, que él si podía resolver, que él era el pana del gobierno, que a él no lo iban a bloquear, la gente votó por él. Eso fue todo.

 

_   Esa es la estrategia del gobierno, bloquear a los gobernantes de oposición para luego “hacer la diferencia” con el oficialista…

_  Muy bien, lo sabemos, pero un gobernante no puede vivir de excusas y con el “no puedo” en la boca. La gente se cansa. Aparte de eso, a mitad de la gestión se descubre el desfalco a la gobernación donde 14 directores fueron presos, señalados de corrupción, sin precedentes en el estado.

 

_  ¿Y éste?

_  Vielma Mora es aún peor. Prometió que por chavista iba a conseguir de todo. Aparte de que no consigue, lo poco que hace lo hace mal. Su gobierno se ha dedicado, en el 90% del período que lleva en el poder, a reprimir. Para eso son los recursos. He llegado a la conclusión de que a él le conviene la desestabilización.

 

_  ¿Le conviene la inestabilidad?

_  El sale a la calle y le dice a la prensa (cadenas incluidas) que llama a la paz, que lo que quiere es paz. Un reciclaje del discurso que hace el gobierno nacional. Pero resulta que yo, ciudadano tachirense, jamás vi una acción de José Gregorio Vielma Mora para detener el desastre que estaba pasando en el Estado. Allí llegó un momento en el que comenzaron a entrar contingentes armados que venían de Caracas: ¡se vivieron situaciones tan dramáticas como que a las 3:00 a.m. se presentaban en Los Pirineos y se metían en las casas de familia tumbando las puertas! Eso hicieron, hubo señoras de muy avanzada edad que fueron despertadas de esa manera.

 

_ ¿Eran de Caracas?

_ La verdad es que uno no sabe de dónde los sacaron. Gochos no eran. Por momentos pensamos que ni caraqueños. No me consta que no fueran venezolanos, pero lo cierto es que su pinta no era precisamente criolla. Llegaban como hordas: a entrar a la fuerza a las casas, a romper puertas, a destrozar lo que conseguían, a llevarse gente. Personalmente supe de un caso, una señora de 80 años a la que le llegaron de esa forma brutal, a las 3:00 a.m., en medio de la mayor impunidad.

 

_ Eso encendería más la pradera…

_ ¡Te podrás imaginar! Por eso te digo, esas acciones no eran en absoluto necesarias y es la razón por la cual pienso que a Vielma Mora le interesa la desestabilización. Revisa lo ocurrido durante las famosas quemas de instalaciones y registros. Salía el gobernador a quejarse de las guarimbas, de “la oposición que amparaba la alcaldía de San Cristóbal”, pero qué curioso que esas quemas ocurrían en momentos en que la misma GNB y los círculos del terror estaban atacando. ¿Qué coincidencia, no?

 

_  ¿Este manejo de la crisis por parte de Vielma Mora, interesado o no,  habrá anidado un resentimiento que podría aflorar de nuevo?

_  ¡Por supuesto! La candela en San Cristóbal nunca se apagó. No fue que dejaron de protestar, fue que metieron presa a la gente, tan simple como eso. Muchos de esos muchachos son sostén de familia, al tiempo que estudian. Su detención afecta a todo el núcleo familiar. El sentimiento y la indignación se mantienen, pero los protagonistas de la  protesta son los chamos. Si están presos no hay quien lleve el alma rebelde a la calle.

 

_  ¿Cuál es la actitud de los adultos?

_ Comparten la protesta con los jóvenes. San Cristóbal es pura oposición, eso lo nota cualquiera. Se llegó a ver el activismo de los padres respaldando a sus hijos en la calle. La familia completa está en la protesta, lo que pasa es que cada uno lo hace desde roles distintos.

 

_  ¿Estas prisiones habrán escarmentado a la gente o es más leña para el fuego?

_   Hay mucha gente a la que le afecta. El impacto comunicacional del twitter es muy fuerte, pero muchos hasta de inhibieron un poco por la arremetida del gobierno. La gente, obviamente, se cuida de los colectivos, que los hay también comunicacionales y te exponen públicamente a las fieras. La gente baja el tono con los allanamientos, pero la indignación incubada está allí.

 

_  Sin pretensión de ponerte a hacer ciencia ficción, ¿cómo ves los ánimos, qué crees que puede pasar este año?

_  Hace dos años, semanalmente, iba registrando y siguiendo los hechos, el histórico y terminaba proyectando con bastante acierto. Hoy no me atrevo. La razón es que hay muchos imponderables y la gente no ha dejado de ser acomodaticia. El año amaneció, contra los pronósticos de muchos acá, con candela encendida, la ULA activada a pesar de que ni siquiera están en clases, la Católica protestando por primera vez en mucho tiempo y salió la sociedad civil a respaldarlos, Táriba alborotada. Táchira es impredecible.

 

_  ¿Qué postura tienes ante el tema electoral?

_  A pesar de que estamos en dictadura y de que el CNE no es garantía de transparencia ni mucho menos, estoy convencido de que, aunque suene a estribillo, los espacios no se pueden perder y de que uno tiene que jugársela en todos los terrenos. Pelear y morir con las botas puestas, si es el caso. No soy de los que se contentan con dar al gobierno la  papita pelada. No voy a jugar a dejar los espacios. Tengo la ilusión de un cambio de gobierno y la presión social tendrá un papel crucial en lo que pueda  venir.

 

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. Alvaro Chacon said:

    interesante lo que dice el joven solo que tiene años estudiando periodismo y nada que saca el titulo y es que para criticar hay que tener moral por cierto tampoco cullmino ingenieria,

  2. Luz Marina Duque Salas said:

    me entero que es dirigente estudiantil, nunca lo vi en una marcha y menos tirando piedras; ahora como se enchufo con la gestion Ceballos dice ser dirigente estudiantil pero si lo fuera seria un titulo vitalicio porque tiene años estudiando sin sacar las carreras

Los Comentarios han sido cerrados.

Top