Estados Unidos sigue “apretando la tuerca” y en Santos se observa un cambio de actitud
El pueblo ya no aguanta la tragedia en la que el régimen lo ha metido

BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)
abcbuenaventura@gmail.com

 

Miseria y más miseria - La propaganda del régimen desfigura la información para esconder la realidad, pero el porcentaje de personas viviendo en condiciones de pobreza ha aumentados a 48,4%, las colas para comprar productos siguen en aumento, y millones de venezolanos no tienen como llevar el sustento a la casa. Fruto de la desesperación que va creciendo en muchísimos hogares, la violencia es el pan de cada día frente a supermercados, abastos y farmacias. La incapacidad de Maduro no ha traído sino mas y mas miseria. Con razón, Jorge Giordani señala que “somos el hazmerreír de América Latina”.

Miseria y más miseria – La propaganda del régimen desfigura la información para esconder la realidad, pero el porcentaje de personas viviendo en condiciones de pobreza ha aumentados a 48,4%, las colas para comprar productos siguen en aumento, y millones de venezolanos no tienen como llevar el sustento a la casa. Fruto de la desesperación que va creciendo en muchísimos hogares, la violencia es el pan de cada día frente a supermercados, abastos y farmacias. La incapacidad de Maduro no ha traído sino mas y mas miseria. Con razón, Jorge Giordani señala que “somos el hazmerreír de América Latina”.

 

¿Bullying o cruda represión militar?

 

Este Gobierno recuerda a esos carajitos que nos jodían en el colegio aprovechando su mayor corpulencia. Ahora esa vaina la llaman bullying. Estaba conversando sobre el tema cuando intervino Cándido Prudencio Mata para señalar que debemos unirnos para denunciar o demandar al régimen por bullying. “Es que nos jode todos los días, Buenaventura, afianzado en la represión de la FANB y organismos policiales. Nos joden si salimos a protestar, nos vuelven a joder si pedimos comida en las colas o si reclamamos cuando no encontramos un remedio en las farmacias. Nos viven jodiendo a diario nuestra vida con la inseguridad, con la falta de insumos en los hospitales, con el allanamiento de los comercios que tienen algo que vender y nos joden cuando le ponen la mano a cualquier negocio para quebrarlo. Y no paran de joder con la corrupción en CADIVI O CECOEX, con los informes amañados, con las fallas de electricidad, de agua y la crisis de internet. Como ves, querido amigo, estamos jodidos por todos lados. ¿No es eso bullying en su máxima potencia?”, indicó. Recuerdo cuando Cándido Prudencio vino hasta mí para incorporarse a la red. Provenía de Tinaco donde su mamá conoció a un italiano errante llamado Giovanni Mafiori, quien la embarazó y posteriormente casó con ella, aunque siguió errando por el país no se sabe en busca de qué. Cuando se marchó definitivamente, poco antes de ella parir, dejó escrito el nombre que debía llevar: Ercolino Ettore. Pero ella, llanera al fin, tenía otros planes y terminó llamándose Cándido Prudencio. Siempre fue un chico muy despierto, por lo que su mamá Gabina Matute, decía a sus amigas: “él es cándido y prudente, pero no pendejo”. Su primera misión fue en una fiesta en el Club Centro de Amigos y para la ocasión le compré un traje en la tienda Dovilla que tenía una oferta de “lleva dos y paga uno”. El otro flux lo usé yo, Buenaventura Noriega, para bailar sabroso el merecumbé con Brunilda. Y mientras llamaba la atención de los presentes con mi forma peculiar de bailar, Cándido Prudencio escuchaba todas las conversaciones. Hubo un militar que entre tragos se fue de la lengua y anunció un operativo en San Blas, el cual mientras hablaba fijaba su atención en mí y comentaba a cada rato: “Ese tipo si baila bien y sabroso”. Claro se refería a este servidor que era toda una fiera cuando saltaba a la pista. Cándido Prudencio intervino nuevamente para dejarme colgado al recuerdo: “el régimen sigue una ruta peligrosa con la toma de establecimientos como FARMATODO. Mete presos a los gerentes para soltarnos al día siguiente para que el pueblo crea en sus mentiras de guerra económica. Lo cierto es que en el Bicentenario de Puerto La Cruz la gente enardecida reventó unas ventanas. En San Juan de los Morros en un bululú que hubo en una cola, un conductor terminó arrollando a varias personas. En Makro ya nadie aguanta a los bachaqueros. En La Isabelica les echaron el guante a tres miembros de las UBCH incorporados a labores de fiscalización. Tenían montado a un comerciante con 5.000 bolívares, pero lo ocultan. La población quiere volver a hacer sus compras con tranquilidad, no quiere seguir viviendo esta tragedia. Estamos en el llegadero. Esto ya no es bullying, es cruda represión militar”, apuntó mi espía. Serapio Rea asintió mientras sancochaba ocumo chino para comer con queso guayanés, destacando sus propiedades afrodisiacas.

 

Guerra de alacranes

 

Los alacranes que conviven en el PSUV, como dijo una vez el general Alberto Müller, se clavan los aguijones entre sí. Ahora le disparan a Rafael Ramírez porque lo perciben como enemigo potencial para optar por la presidencia. El triunvirato Maduro – Arreaza – Diosdado acicateados por Cilia Flores quieren acabar con la influencia de Ramírez en PDVSA y repartirse cada uno lo que queda. ¿Y si Ramírez contara todo lo que sabe? De seguro sería el coletazo final de esta agónica revolución, indicó Leoncio León luego de meditar un buen rato. “Cuando los gobiernos viven momentos de apremios nadie parece medir las consecuencias. Cada quien mueve sus piezas sin detenerse a pensar en los daños colaterales. Ramírez es un hombre peligroso porque sabe dónde guardan los “jerarcas rojos” el dinero obtenido por medio de la corrupción. Conoce al dedillo la historia de cada quien, empezando por la del líder ´primario de la revolución Hugo Chávez Frías. El trío que mal gobierna al país parece soslayar esa realidad. El capitán de fragata Leamsy Salazar es vivo ejemplo de ello. Se fue a Estados Unidos y todavía está cantando por allá, diciendo cosas que yo no voy a repetir porque no soy tan bolsa para arriesgarme a una demanda. Pero las desgracias vienen juntas y si Salazar creó una polvareda lo que sabe su esposa pudiera ser más explosivo aún. La capitán del Ejército Ana Marina Linares Leal, directiva del Banco Bicentenario, también huyó con su marido. Dicen que ella fue auxiliar del ministro de Economía, general Rodolfo Clemente Marco Torres y conoce en profundidad el movimiento de las finanzas desde el gobierno”, argumentó Leoncio. “Su nombramiento en el Bicentenario apareció en Gaceta Oficial número 40.349, por si acaso piensan que les estoy mintiendo”, añadió con cierta picardía.

 

Limpiando la casa

 

Eusebio Eleuterio Colmenares me confió que antes de viajar, Enzo Scarano y su esposa dejaron un arroz con mango en la alcaldía al solicitar los cargos a dos dirigentes que hasta el final le fueron leales: José Gerardo Zamora y Asdrúbal Farfán, Jefe Civil y Director de Asuntos Sociales, respectivamente. “Hablan de que esta medida abrupta obedece a la telaraña de chismes que ruedan en esa alcaldía, pero otros me aseguran que necesitan de cargos para negociar apoyos.”, manifestó Eusebio Eleuterio mientras devoraba el ocumo chino sancochado.

 

NOTI RÁPIDAS

 

APRETANDO TUERCAS. EEUU le quitó la visa a otro “lote” de funcionarios del Gobierno. Nadie da nombres pero pudieran estar en el grupo hasta familiares de Maduro. Es la respuesta de los gringos contra las acusaciones de Maduro señalando que el vicepresidente Joe Biden está conspirando para derribar al régimen.

CAMBIO DE SANTOS. El presidente colombiano se solidarizó con el expresidente de ese país, Andrés Pastrana, luego del atropello de que fue objeto en Ramo Verde, junto a otros ex mandatarios. A la vez, pidió la libertad de Leopoldo López. Por complemento, en la reunión del CELAC, le exigió a Maduro respeto para mantener buenas relaciones.

FRONTERA ARRUINADA. La guerra contra el contrabando terminó afectando la economía de Ureña, San Antonio y otros pueblos en la frontera con Colombia. Mientras tanto, en Cúcuta las ventas en comercios y supermercados crecieron en un 22%.

VEGETALES VACUNADOS. El aumento de precio del tomate, la cebolla, la papa, zanahorias, ajo porro, tiene un aliciente extra. La “vacuna” que le cobran a los agricultores del Táchira en las alcabalas ubicadas en la ruta hacia el centro del país. El “martillo” asciende a unos 6 mil bolívares en cada viaje. El que no se “baje de la mula” no puede llegar a Caracas, Valencia o Maracay.

 

Artículos relacionados

Top