ESTO NO TIENE COMPÓN

tucan-en-picada

 

La pequeña política
 Espantapájaros

 

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a observar.”

 

Escrito para gente inteligente

Si, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. Vuelvo a mi pentágono, el de las cinco esquinas calientes. Los tucanes armados de Pichón Uno me han sacado de mis cavilaciones. Además el heredero está entre las cuerdas. Muy distinto a este semanario que publica su edición 400 y sigue vibrante. Eso también me ha alentado a regresar. ¿Cómo no celebrarlo con mi uniforme de cinco soles, y hacerle honores con mi trayectoria impoluta?

Por respeto a la memoria de Águila Uno cuya enfermedad terminal les reporté, recuerden bien Uds., los miembros de mi querida bandada, se las reporté, guardando aun esperanzas, claro, en enero de 2010, o sea 18 meses antes de que lo destriparan en Cuba. Como volver a escribir luego de que le sobrevino la muerte. Yo le tenía afecto, lo confieso sin rubor, a pesar de sus destemplanzas, del derroche y de tantas cosas más. Yo le tenía afecto, sí, a pesar de que todo lo arruinó, tanto que los campesinos ya ni para comer tienen porque acabo con las siembras, no con todas, las mías las respetó, y con las misiones a muchos limosneros los volvió. Será mi debilidad por los plumados pero, pese a tanto daño que nos hizo, él atraía, tenía un no sé qué.

Pero Águila Uno, un pajarraco que por un momento llegó a impresionar al mundo, marcando el paso con sus andanadas radicales y la cadenciosa entonación de su voz, no fue más que un ingenuo, si un ingenuo que cayó, víctima de la seducción del Cóndor del Caribe, si lo sé yo que, con mi mirada traspaso las barreras del tiempo y veo el futuro como si fuera el pasado, y con mi pensamiento viajero, puedo leer hasta las malas intenciones. Si, Águila Uno enfermó, pero era tan ingenuo que se había dejado vencer por la magia seductora del Cóndor, y éste lo exprimió hasta el hueso… literalmente hasta el hueso….y, bueno, ya no está. Ni sus huesos regresaron. Ahora tenemos a Pichón Uno, el heredero, atrapado y sin salida, si, así como lo oyen, atrapado y sin salida. Esto no tiene compón.

La transformación

Algunos de los que ayer eran valientes, se acercan a mí temblorosos, preguntándome por qué Pichón Uno, que era un pichoncito cariñoso en la Asamblea… ¿por qué se volvió maluco, tan pronto recibió la herencia? ¿Por qué se puso violento? ¿Por qué se volvió gritón?

Esta semana se llevó al pajarralcalde, montando show para mostrarse fuerte y poderoso que se siente y además exigió poner presa a la pajarita Valiente, pura bulla hasta ahora, pero tuvo sus razones y esa fue la instrucción que recibió.

Yo que visito su alcoba en sus noches de insomnio les puedo decir que Pichón Uno no sabe ya que hacer. Cree y no cree en los militares, cree y no cree en la firmeza de su apoyo en el PSUV, cree y no cree en el apoyo de los cubanos, sobre todo después de que no lo dejaron aterrizar en La Habana a su regreso del larguísimo viaje a pedir prestado. Claro, no lo podían dejar entrar porque ya estaba anunciada la llegada de la Pajarriquita Roberta, la Jacobson, que venía en representación del Imperio a iniciar negociaciones. Ahora que Venezuela sin real es un bagazo, el imperio vale mucho más. Eso lo tiene angustiado.

El viaje a Qatar

En China, por cierto, el pajarraco dragón no quiso saber de él, y en Rusia, el Pájarrazar tampoco. El primero para no volverle a decir que no, y el otro, el Pájarrazar, porque quiere vender armas y Venezuela no tiene real. Fue recibido por funcionarios de tercero o cuarto nivel. Pena me da.

Pero lo que más despertó mi curiosidad fue su viaje a Qatar, un pequeñito emirato, dizque a ofrecerles alimentos que en Venezuela no hay. Y ¿quieren saber Uds. por qué me llamó la atención? Porque Qatar es un Paraíso fiscal, y las malas lenguas dicen que es el favorito de las FARC, que allí es donde guardan sus reales. ¿Estaría contando sus ahorros para el porsiacaso, los suyos y los de la pajarraca Cilia, que deben ser más? Yo sé que ellos saben que yo sé… pero Uds. mis pajarracos y pajaritas queridas, la verdad-verdad, por ahora, me lo guardo.

La MUD A y la MUD B

Entre tanto les cuento lo que me dicen quienes me visitan, porque no vayan a creer que me han olvidado. El otro día por ejemplo me vino un pensador, pero de esos que no solo piensan sino se fijan también… y ¿Uds. saben lo que me dijo al oído? “Mira Espantapájaros, no creas que las divisiones son solamente en el gobierno, también las hay, a las divisiones me refiero, la hay en la Oposición. Te doy un ejemplo. Hay dos MUD, no es solo una. La primera, la que lleva el nombre, no se queja de la hambruna, no defiende a los perseguidos, solo habla de elecciones. Y hay otra MUD, algo que llaman la Alianza, llámala MUD B, donde se anidan los que la MUD A tácitamente ha excluido. Y te voy a decir por qué, Espantapájaros. Porque en la MUD A están los que creen, o les conviene decir que creen que el gobierno de Pichón es democrático, y en la Alianza están los que hacen el aguaje democrático, pero están convencidos de lo del Pichón Uno es un dictador.”

La verdad es que el agudo visitante me dejó cavilando, era algo que no había percibido en cuanto a sus consecuencias, de manera que por varias noches, después de que terminé mi tareas, y los pájaros se fueron a dormir, sí, por varias noches puse me mente a viajar. Y ¿saben que descubrí? Que la MUD A, es la que prefiere Pichón Uno, con ellos conversa disimuladamente, por interpuestas personas, y tiene entendimientos, mientras la MUD B, es la que más le gusta a los que se sienten traicionados por Pichón Uno, o están convencidos de que esto ya se fuñó.

Pero cuidado con las dos MUD. Los que se pasan de complacientes, uno no siempre entiende por qué, y los que con demasiada facilidad caen en la trampa de la polarización, que es lo que busca Pichón Uno para conservar su propia unidad. O sea que las dos MUD le sirven, los unos para darle legitimidad y los otros para ayudarlo a fabricar una polarización. Tiene buenos asesores, no hay dudas, porque eso no lo aprendió manejando autobús.

Una reflexión final, mis distinguidos pajarracos y pajaritas queridas. Digamos que una primera conclusión.

Con Venezuela hecha bagazo que ni para bahareque sirve, y Cuba negociando con el Imperio su propia transición, cuidado si todos quedan colgados de una brocha, los de aquí, los de allá y los de acullá.

Por lo que vengo viendo, y mira que miro lejos, esto no tiene compón.

 

 

 
EspantapájarosNo photo

Artículos relacionados

Top