Llegamos a 400…

Orel-Sambrano

Nicomedes Boada

 

Hoy, no es para menos, sentimos gran regocijo cuando ABC de la semana llega a su edición 400. Parece fácil escribirlo o decirlo, pero no lo es, sobre todo por los avatares que hemos debido sortear en tiempos que han desfigurado la esencia del periodismo venezolano.

Nada es fácil en este país. La época del periodismo romántico, del periodismo pragmático, sensible, a lo mejor está llegando a su fin para dar paso a un periodismo donde abunda el conflicto, el enfrentamiento, las acciones repugnantes, el colaboracionismo y los crímenes más espantosos. Estamos en la vorágine de la violencia, atrapados en el verbo encendido de aquel muchacho de Sabaneta y en la represión de su heredero.

Para ABC de la semana no ha sido sencillo mantenerse en estos años de turbulencia política. Aquí hemos recibido amenazas, demandas por denuncias contra el narcotráfico, agresiones verbales, hemos sufrido por la escasez de papel lo que nos obligó, en algún momento, a publicar nuestro medio solo en internet. También somos víctimas del temor de anunciantes que nos niegan pautas publicitarias por temor a represalias.

Pero nada de eso puede compararse con el vil asesinato de nuestro Director Orel Sambrano. Fue aquel fatídico 16 de enero de 2009, y el dolor que produjo es imposible de borrarlo porque Orel, con su bonhomía y su humor sempiterno, supo enredarse en los sentimientos de quienes seguimos trabajando en el semanario.

En nuestras conversaciones muchas veces le comenté que tuviera cuidado porque estaba pisando terreno movedizo, peligroso, donde se revolcaban por igual los corruptos de turno y aviesos personajes ligados al narcotráfico. Nada lo detuvo. “No voy a permitir que Valencia y Carabobo caigan en manos de gente ligada al tráfico de drogas”, fue la última respuesta que recibí cuando hablé a pocos días de su muerte. Cuando lo volví a ver su cuerpo yacía en un ataúd.

El homicidio de Orel Sambrano sirvió para llenar páginas enteras de periódicos nacionales y extranjeros. El CICPC señaló como responsables del homicidio a integrantes de una banda de policías activos y ex policías, llamada Los Piloneros, dedicada al sicariato. Nunca se informó sobre autor o autores intelectuales, porque alguien tuvo que dirigir la mano desde donde se apretó el gatillo.

La periodista Charito Rojas expresó en esos días su preocupación. “Si lo hicieron con Orel, pueden hacerlo con cualquiera. Hay mucho miedo”. Y en efecto, esos días fueron de miedo, de zozobra, y también de incertidumbre sobre el futuro de ABC de la semana.

Pero la noria de la vida sigue su curso y a 6 años del horrendo crimen de nuestro Director y amigo, aquí seguimos aguantando el temporal y lamentando como el periodismo independiente quieren llevarlo a su final en un país como el nuestro que fue ejemplo de democracia y libertad.

ABC de la semana con renovados mandos e inspiración, continúa bajo la égida de Orel Sambrano, haciendo un periodismo con temas que van más allá de la simple noticia. Estamos aquí para hablar de temas que muchas veces se quedan en las redacciones. Aquellas reuniones iniciales para planificar la salida del semanario a la calle, nunca fueron premonitorias de malos augurios. Por el contrario, salidmos con fe y mucha voluntad, haciendo valederas las palabras de Winston Churchill: “las críticas no serán agradables, pero son necesarias”.

No hay que olvidar que el estado democrático se rige en el estado de derecho, lo que en Venezuela parece perder vigencia a paso ligero, pero no lo podemos permitir.

Bienvenida la edición 400, todo un hito para un semanario en tiempos de incertidumbre, represión, escasez y trabas a la libertad de expresión.

El ejemplo de Orel sigue vigente.

 
Nicomedes BoadaNo photo

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. humberto villa macias said:

    Felicitaciones, soy director de un semnario en la ciudad de Pucallpa, Peru y leo su periódico, me parece excelente. Felicitaciones.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top