El golpe de izquierda

Llama mucho la atención que el presidente saliente de Uruguay José “Pepe” Mujica haya alertado sobre la posibilidad de que en Venezuela ocurra un “Golpe de Estado de militares de izquierda”

No sabemos qué datos pudiera manejar el popular presidente del sur pero no es nada descabellada su alusión a una eventual acción de militares de izquierda que terminaría de echar a la basura la poca democracia que aún queda en Venezuela. “Y con eso –como señala “Pepe”- la defensa democrática se va al carajo”.

Las acciones represivas generadas desde el propio Gobierno dibujan una conducta con la cual se podría concluir que se pretende llevar al país a una fase de radicalización de la revolución que definitivamente se salte la Constitución.

Desde luego que todas esas acciones que han puesto tras las rejas a importantes dirigentes de la oposición y quitado la vida a numerosos jóvenes que protestan en las calles, están fuera de la Constitución. Pero de allí a instalar un régimen de facto que suprima la totalidad de los derechos ciudadanos y elimine el derecho a elegir a alcaldes, gobernadores, parlamentarios y revocar al Presidente, hay un trecho que todavía no se ha transitado.

¿A quién le podría interesar que ello ocurra?

Causa hasta risa cuando desde el oficialismo se presentan como pruebas de un golpe armado protagonizado por opositores desarmados, un cruce de llamadas telefónicas, comunicados públicos, o unos militares de bajo rango conversando en ropa interior.

La realidad es que las armas están en manos de la FANB y según aprecia Mujica, y en cada acto público, lo corean los propios militares: “la Fuerza Armada es chavista y revolucionaria”.

Hay que destacar también que en sus 15 años en el poder han creado una élite política y militar que ha acumulado gran poder económico, al punto que su ostentosa forma de vivir se ha hecho inocultable.

El costo de fallidas políticas de controles a las que se suma la extendida corrupción, ha sido la crisis económica y social que padece el venezolano. Y esa crisis es sobre la que se han construido los grandes privilegios que ese sector está decidido a mantener por cualquier vía.

Pero ocurre que el día de hoy, ni la propaganda, ni el enemigo imperialista, pueden ocultar el malestar que se anida en la población y que se refleja en un 80% de rechazo a la gestión de Maduro.

De allí que frente a una inminente pérdida de la base social del chavismo, podría estarse gestando el movimiento golpista que Pepe Mujica ha identificado como de “izquierda militar”, calificándolo como el peligro que asecha a los venezolanos.

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top