Argentina, la República del Gol

argentina

 Gerardo Martino tiene delanteros para elegir por todos lados.

Waldemar Iglesias y Oscar Narnade

Trabaja como antes lo hacía Marcelo Bielsa. Gerardo Martino es muy metódico. Junto a su cuerpo técnico sigue en detalle a unos setenta jugadores, a razón de seis o siete por puesto. Lo cuenta en privado; también en público: en el puesto de centrodelantero le sobran intérpretes. Se trata de un síntoma que nace en la concentración de Ezeiza y se traslada: el entrenador rosarino tiene atacantes para elegir en todos lados. Debe elegir a sus preferidos en La República del Gol. Lo cuenta él mismo, sin vueltas: “Higuaín, Tevez y Agüero pasan por un gran momento. Son ellos los que no ceden lugar a otros como Dybala, Icardi, Vietto, Di Santo que también se están destacando”. Todos los mencionados forman parte de su lista de delanteros observados. Pero también entre ellos está Leonardo Ulloa (del Leicester, de la Premier League) y otros dos atacantes que en el fútbol argentino se destacan: Gustavo Bou y Guido Carrillo.

Más allá de los nombres citados por el entrenador, sucede otra verdad: los implacables números de Lionel Messi -extremo derecho en la consideración de quienes están a cargo de la Selección- lo cuentan como el mejor de todos. También en esta temporada: suma 37 goles en 35 encuentros. Es el único de todos que supera el mágico promedio de un gol por partido.

La Serie A de Italia es la preciosa demostración de que en la tierra de Maradona los goleadores brotan y se trasladan para ofrecer lo que tan bien hacen y en otros rincones tanto desean. Carlos Tévez, de la Juventus que gana casi todo, suma 20 tantos en 30 partidos en la campaña. Junto a Mauro Icardi -dueño del área, dueño de tantas polémicas- es el capocannoniere de la máxima competición del Calcio. Pero hay más: el top 4 de la Liga se completa con la presencia de otros dos argentinos, Gonzalo Higuaín (del Nápoli) y Paulo Dybala (del Palermo), suman 12 tantos cada uno, apenas dos menos que sus dos compatriotas líderes. Sin embargo, no sólo de goles viven los argentinos en esos espacios: los tres máximos asistidores, también nacieron el país. Se trata de Franco Vázquez (el Mudo; ex Belgrano, hoy en Palermo), quien suma nueve asistencias; de Tevez (7) y de Dybala (7). Queda una sensación que los números cuentan: en las áreas, el fútbol italiano es albiceleste.

En las Ligas de elite, el gol tiene impronta argentina. Messi compite mano a mano con Cristiano Ronaldo. Así como se diputaron y disputan cada Balón de Oro, también compiten por el Pichichi a paso de récords. Messi, ahora, suma 26 tantos y está -como escolta- a tres del estupendo portugués. En España, el gol es patrimonio de ellos … También de Luciano Vietto -argentino del Villarreal- quien se ubica octavo en la tabla de posiciones de ese tan valioso rubro individual. En Inglaterra, mientras, Sergio Agüero también es líder: suma 17 tantos para el City, junto a Diego Costa, del Chelsea.

Hay un caso menos visible, pero también relevante. Martino viene mencionando su nombre desde los días en los que casi nadie lo conocía. Franco Di Santo, típico nueve grandote, se destaca ahora en la Bundesliga: está cuarto entre los máximos anotadores, a seis goles del líder en la cuestión, el siempre veloz Arjen Robben, figura insoslayable de un Bayern Múnich que no para de ganar, de golear y de gustar.

En el ámbito local, además, también hay expresiones de delanteros valiosos. Martino -que imagina su lista para la Copa América- comparó en días recientes el momento de Bou con aquel de Gabriel Batistuta en la antesala de Chile 1991, ese hito que marcó la carrera del máximo goleador de la historia de la Selección. Es un vértigo de gol en el área. Guido Carrillo, implacable nueve de Estudiantes, parece continuar ese camino.

Y mientras tantos goles argentinos suceden por el mundo, Martino tiene que decidir cómo administrar tanta abundancia. El Tata, quien dirigió en rincones no tan generosos en cuanto a delanteros, mira videos, hace cuentas y analiza momentos. Lo sabe: goles le sobran en cada decisión…

Tomado de Clarín Argentina

 
Top