Empoderamiento salvaje

nicolas-maduro-diosdado-cabello-marcha-fondo-chavez-bolivar 

La resistencia al cambio no solamente vendrá de los súper privilegiados de la oligarquía chavista, sino del hombre de pueblo común que ha disfrutado de la libertad bárbara del poder arbitrario que se ejerce con impunidad mientras no se perturbe a otro más poderoso, y que ve el empoderamiento salvaje como su tajada de la distribución de privilegios

Cuando se analiza el tema de la magnitud de la corrupción que se ha literalmente enseñoreado sobre Venezuela, se suele centrar la discusión en los canales y actores tradicionales. Solamente en este departamento, la magnitud del fenómeno, en buena medida asociado con el negocio cambiario y el tráfico de drogas que utiliza a nuestro país como ruta de escape, es simplemente descomunal.

A ello hay que añadirle las revelaciones recientes sobre el manejo de los recursos petroleros de la nación y las cuentas asociadas a poderosos miembros de la oligarquía chavista y la discrecionalidad absoluta en el manejo presupuestario y el pago de comisiones. En verdad que en materia de corrupción, Venezuela ha adquirido una sólida reputación como una de las naciones menos transparentes del planeta.

Pero no es este aspecto del fenómeno, ampliamente documentado el que me ocupa. Es más bien una versión perversa de una de las palabrejas favoritas del régimen chavista: el empoderamiento del pueblo.

Sin más remedio que aceptar el infortunado anglicismo, hay que concentrarse en lo que significa el lento proceso de transferencia de los mecanismos de control y distribución de bienes y servicios desde el Estado hacia la población y, más específicamente hacia sectores de la población que operan de manera caótica y al margen de la ley.

Por supuesto que cuando la propaganda chavista se refiere al empoderamiento lo que pretende transmitir fundamentalmente es la idea de la democracia participativa y protagónica en oposición a la democracia representativa. Pero en esto, como en muchas otras cosas, cuando el chavismo utiliza sus mejores palabras para describir los presuntos logros de la revolución hay que leer la receta para los mayores desastres de estos últimos 15 años.

Cuando la oligarquía chavista diga paz, lea guerra contra el pueblo; cuando diga trabajo para todos, lea dádivas y desempleo; cuando diga libertad, lea control y represión; cuando diga paraíso socialista y tierra de esperanza, lea pesadilla para los venezolanos.  Así de patológica se ha tornado la comunicación entre gobernados y gobernantes en este país donde se pretende manejar la realidad a voluntad de los poderosos.

Una secuela inevitable del empoderamiento salvaje es la corrupción al menudeo. Se trata de un ovillo interminable, y con múltiples ramificaciones, de mecanismos que permiten que la gente común se enriquezca a través del ejercicio de actividades ilícitas frente a las cuales no es solamente que el gobierno se haga la vista gorda sino que son abiertamente propiciadas, tanto por la ausencia de regulaciones y controles como, sobre todo, por el manejo desquiciado de la economía.

Uno de los más importantes mecanismos de la corrupción al menudeo es el bachaqueo, una práctica de difusión tan amplia en Venezuela como la lotería de animalitos que permite la compra de bienes regulados por individuos, familias y grupos especializados y su posterior reventa a precios exorbitantemente mayores.

Al bachaqueo hay que añadirle el tráfico de bienes, mercancías y medicinas en complicidad con corporaciones públicas, el robo de energía, el contrabando fronterizo y, en general, el ejercicio de una suerte de economía informal pirata en escalas inimaginables.

La revolución jurásica chavista no solamente ha destruido el aparato productivo del país sino que ha arruinado las redes comerciales normales de distribución y transporte de mercancías y bienes, abriendo así las puertas al caos y el desorden.

Este aspecto de la corrupción, intrínsecamente caótico y muy difícil de controlar y cuantificar, viene frecuentemente acompañado de otras manifestaciones, muchas de ellas violentas, de conductas al margen de la ley.

Ello incluye el control de extensas regiones del país y de muchas barriadas populares por bandas armadas que actúan frecuentemente en connivencia con los organismos de seguridad y la policía, bandas que con tan sólo un cambio de camisa se transforman en los grupos motorizados armados que agreden a las manifestaciones de la oposición.

El nefasto resultado de la combinación de la corrupción generalizada y la impunidad en el ejercicio arbitrario de derechos y competencias confiscados o cedidos voluntariamente por el Estado es no solamente el estado de anomia y caos que cada vez se expresa con mayor fuerza, sino una fractura de la conducta y los valores ciudadanos y culturales de la nación. Un daño profundo que se ha infringido al país y cuya sanación, si alguna vez ocurre, será un proceso difícil y doloroso.

La pregunta es inevitable: ¿Es el estado de caos, desorden y violencia el resultado accidental de un mal gobierno? Difícilmente. La conclusión inescapable es que el régimen chavista ha utilizado el empoderamiento caótico del pueblo, conjuntamente con el escalamiento del aparato represivo oficial y la hegemonía comunicacional, como parte de un proceso complejo y atroz de control de la población.

Las cosas han ocurrido por diseño, por increíble que parezca, y no por accidente. La oligarquía chavista ha avanzado profundamente el concepto, ensayado extensivamente en Cuba, Corea del Norte y algunas naciones africanas, de que al transformar la existencia de la gente en una pelea por la sobrevivencia se debilita la lucha social por la libertad y la democracia. Ello acompañado de un escalamiento en la represión de cualquier manifestación organizada de oposición.

Las consecuencias que para la estrategia de la alternativa democrática tiene el entender a cabalidad el proceso de empoderamiento caótico de sectores importantes de la población durante la era chavista, y como esto va a generar una resistencia enorme a cualquier intento de restablecer una existencia ciudadana de respeto al individuo y las normas legales, no puede ser exagerada.

La resistencia al cambio no solamente vendrá de los súper privilegiados de la oligarquía chavista, sino del hombre de pueblo común que ha disfrutado de la libertad bárbara del poder arbitrario que se ejerce con impunidad mientras no se perturbe a otro más poderoso,  y que ve el empoderamiento salvaje como su tajada de la distribución de privilegios. Ese es el país al que nos estamos enfrentando y al que aún estamos lejos de entender a cabalidad.

 

 
Vladimiro MujicaVladimiro Mujica
Top