Aznar y González se unen en la denuncia de los abusos en Venezuela

aznar-gonzalez

 

Los dos líderes españoles firman, junto con otros 23 expresidentes de América Latina, una declaración por el “restablecimiento de la democracia en Venezuela” 

La política, en Venezuela, tiene forma de ring. No hay día sin golpe y, de momento, tampoco manera de parar el combate. La represión política desatada por el régimen chavista y que ha llevado a la cárcel a algunos de los más destacados opositores ha abierto un frente de repudio internacional que este jueves sumó nuevas adhesiones. Aprovechando como caja de resonancia la apertura de la Cumbre de las Américas, 25 expresidentes iberoamericanos denunciaron en Panamá la “falta de garantías democráticas” que sufre Venezuela y presentaron una declaración que exige la puesta en libertad de los presos políticos y la celebración de elecciones “libres y justas”. Entre los firmantes del documento figuran los exmandatarios españoles José María Aznar y Felipe González, lo que viene a confirmar una innegable cualidad de la República Bolivariana: el rechazo a sus acciones une hasta a los más fieros adversarios. “Hasta hoy, que se sepa, solo habían firmado juntos en el registro de algún hotel”, bromeó el expresidente Andrés Pastrana.

La intervención de Aznar en Panamá, adonde acudió exclusivamente para apoyar el texto, fue fiel a su estilo. Corta y severa. “Mi simple presencia es expresiva”, sintetizó, para luego remachar: “Mi misión es la de un luchador de la libertad que sabe que en determinadas circunstancias el silencio o la inacción son cómplices, por ejemplo ante la situación absolutamente insostenible en Venezuela. Queda dicho que ni mi voz ni mi voluntad faltarán nunca para aquellos que luchan por la libertad”. Felipe González, que ha anunciado su intención de hacerse a cargo de la asistencia legal de los dos opositores presos más destacados, no estuvo presente en el acto.

Una innegable cualidad de la República Bolivariana es que el rechazo a sus acciones une hasta a los más fieros adversarios.

El documento, una iniciativa de la Fundación Idea, ofrece un aguafuerte de la situación venezolana, donde se denuncian abusos de poder, torturas, presiones y censuras a los medios, así como la falta de independencia del poder judicial o el derrumbe económico. “Queremos lograr un terremoto político que asegure el cambio”, dijo Pastrana, encargado de dar lectura a la declaración. “Es manifiesta la ausencia de independencia de la justicia, la persecución judicial de quienes manifiestan y se expresan políticamente disidentes frente al señalado gobierno, la presencia reiterada de actos de tortura por funcionarios del Estado, la existencia de grupos paraestatales armados y de apoyo al mismo Gobierno, y el ambiente de total impunidad, a cuyo efecto se exige la inmediata liberación de todos los presos políticos, entre otros, del dirigente democrático Leopoldo López y los alcaldes Antonio Ledezma y Daniel Ceballos”, afirma el texto. Entre sus firmantes destacan los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox, los colombianos Belisario Betancur y Álvaro Uribe, el chileno Sebastián Piñera y el uruguayo Julio María Sanguinetti. “Preferimos equivocarnos en favor de Venezuela, que callar”, dijo Calderón.

A la presentación acudieron dos símbolos de la resistencia al régimen chavista: Lilian Tintori y Mitzy Capriles, esposas de los encarcelados Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, y Antonio Ledezma, alcalde de Caracas. Ambas, sentadas en una esquina de la sala de conferencias, se convirtieron en el eje de los discursos y recibieron, entre sonoros aplausos, los parabienes de los oradores. Al final, ellas mismas subieron al estrado para pedir un cambio en Venezuela.

 

Tomado de @ELPAIS

 
Jan Martínez AhrensJan Martínez Ahrens

Artículos relacionados

Top