El régimen al desnudo

Cada día son más las evidencias que confirman el carácter antidemocrático del régimen de Maduro, entre ellas las reiteradas violaciones a los derechos humanos, el acoso a los líderes opositores, entre los cuales destaca el secuestro del Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma y el juicio sin fundamento jurídico alguno a Leopoldo López.

Pero la torpeza del régimen en el tratamiento del tema de los derechos humanos va más allá de lo previsible, recientemente en la Cumbre de Panamá 28 organizaciones dedicadas a la investigación, defensa y promoción de los derechos humanos denunciaron que son hostigadas en Venezuela, acusadas sin prueba alguna de que estarían intentando desestabilizar la democracia en el país.

Los señalamientos de las autoridades se refieren a las funciones legítimas que ejercen estas organizaciones al documentar abusos y representar a víctimas ante organismos internacionales de derechos humanos.

Cito textualmente la información publicada por El Nacional: Conforme al derecho internacional, los gobiernos deben asegurar que las defensoras y los defensores de derechos humanos puedan llevar a cabo sus actividades legítimas sin represalias, amenazas, intimidación, acoso, discriminación u obstáculos legales innecesarios.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó en 2003 que el “respeto de los derechos humanos en un estado democrático depende, en gran parte, de las garantías efectivas y adecuadas de que gocen las defensoras y los defensores de derechos humanos para realizar libremente sus actividades”.

La probidad de la justicia venezolana quedó en entredicho, el ejecutivo se erigió en acusador y dicta condena públicamente contra sus opositores. Mientras, los responsables de los asesinatos en casos emblemáticos como el de Basil Da Costa y Kluiverth Roa quedan en libertad.

Gonzalo Himiob asevera que: “…de los 44 fallecidos que dejaron las protestas de 2014, al menos 16 fueron definitivamente muertes causadas o por funcionarios policiales, o militares, o por civiles que estaban actuando de la mano en convivencia con estos funcionarios policiales o militares. Esto es muy grave, se está exaltando a la muerte como herramienta, como mecanismo para solucionar problemas sociales, problemas políticos, y como mecanismo para lidiar con quienes se oponen al poder.”

Este es uno de los temas que dejan al desnudo ante el mundo a un régimen antidemocrático cuya legitimidad también está en entredicho. Otros de igual relevancia son la corrupción y el catastrófico manejo de la economía, cuyo principal síntoma es la escasez de los productos básicos, temas a los cuales nos hemos referido en anteriores oportunidades.

 

 
Pompeyo MárquezPompeyo Márquez

Artículos relacionados

Top