LA CUMBRE DE LAS CUMBRES

cumbre americas 2

Se repite que las cumbres iberoamericanas no sirven. Otros, más radicales, agregan: “para nada”. Sin embargo, la VII Cumbre celebrada en Panamá puede ufanarse de sus logros, algunos, previsibles.

De las viejas Cumbres, los mandatarios regresaban a sus nidos tratando de limpiar la sesera de tanta retórica inútil. Esta vez quizá hayan comprendido que algo importante comienza a ocurrir y la congregación panameña ha contribuido a que así sea.

Es verdad que el tema prometido – fortalecer la lucha por los DDHH- fue eclipsado por la histórica reanudación de relaciones cubano-norteamericanas; y en plano inferior, por el boxeo de sombra del presidente Maduro con el presidente Obama, quien no le recibió las firmas ni se mostró dispuesto a reunirse con él ni modificó en una coma el decreto ejecutivo contra 7 cercanos amigos del gobierno venezolano. Se les imputan delitos graves: poseer fondos de origen criminal y presuntas violaciones a los derechos humanos. Ilicitudes no conectadas con la política, la revolución y la soberanía

Revestir a estos siete samuráis con el emblema patrio es un intento peligroso de asociarse con la sospecha y no con la pureza. En la medida en que las evidencias vayan apareciendo –si ese fuera el caso- la casi desesperada solidaridad convocada por el presidente Maduro podría volverse contra él. El punto es que en lugar de marcar distancia, como lo intentara recientemente la presidenta Kirchner, opta por acortarla. El Padre Tiempo juzgará.

Mitzi Capriles y Lilian Tintori

Mitzi Capriles y Lilian Tintori

En lo que sigue resumiré efectos de la Cumbre relacionados con Venezuela y sus aliados próximos, y al final me concentraré en el acercamiento de dos antiguos enemigos que ahora, tomados de la mano, podrían darle un vuelco a la historia hemisférica.

Vamos por orden:

  1. Retrocedieron el trepidante “socialismo siglo XXI” y la parla guerrera. La Cumbre, es cierto, coronó un proceso que venía avanzando. La Plataforma del Pacífico consolidó una fecunda alternativa democrática y en la Plataforma del Atlántico varios notables se alejan del fundamentalismo. Incluso en la Alba, la solidaridad fue más retórica que material.
  1. Se hizo de universal conocimiento la honda crisis del modelo bolivariano. Las confusas atribuciones al imperio y a la “derecha” no resultaron. Ni siquiera Brasil, Uruguay y Chile las tomaron en serio. En Panamá no se habló de la “invasión gringa”. Que 26 expresidentes iberoamericanos calificaran en términos tan enérgicos y densos la obra del chavo-madurismo es un gesto sin precedentes.
  1. El público grueso admiró el esfuerzo de Mitzi Capriles y Lilian Tintori y la justicia de la causa democrática. También tomó nota de los cacerolazos contra el presidente Maduro y su gracioso socías. 
  1. Maduro quiso acorralar a Obama con acusaciones estridentes, y terminó ansioso de ser recibido por “el invasor” para intercambiar amabilidades. A punta de dictadura mediática se asume sedicente “vencedor”. Oculta a los leales su doble lenguaje con EEUU. Un vencedor no se desgarra ni se libra a multiplicar amenazas…. ¿contra EEUU? No, contra los irritados venezolanos. Fue en plan camorrero y no salió bien librado. Es muy bueno que acepte el diálogo entre los dos países, pero la confusión de este hombre es proverbial. Diálogo con el “invasor” y plomo con los venezolanos. Si no cambia, la doble contabilidad lo extraviará más.
  1. La apertura cubana trazada en el VI Congreso del PCC de abril 2012, podrá sufrir retardos y treguas, pero ya no habrá retorno al pasado. No lo habrá porque la isla no tiene otra salida. El modelo socialista (siglo XX y XXI) no le sirve ni a los cubanos. Tengo la secreta satisfacción de haberlo demostrado en dos obras: La sucesión de Castro, una herida abierta (Alfadil, agosto 2006) y Huracán sobre el Caribe (Universidad Católica Andrés Bello, 2013) La ruta elegida por la reforma raulista conduce hacia un modelo similar al de los gatos de Den Xiaoping pero adaptado al área del dólar. Con mucha audacia, Cuba ha repetido la fórmula de China para convertirse en una potencia capitalista, no obstante preservando el dominio del PCCh en el poder, cuando menos hasta que la vieja generación se someta a la ley de la biología.
  1. El raulismo ha comenzado con una Zona Especial de Desarrollo asentada en el ahora megapuerto de Mariel, que se irá expandiendo a todo el territorio cubano. Sorprende que se hayan presentado ya más de 300 solicitudes trasnacionales atraídas por las grandes facilidades que les brinda el gobierno de Cuba.
  1. El problema es la dolorosa transición. Al duro paquete de ajustes que despedirá a más de un millón de empleados públicos, eliminará la tarjeta de abastecimiento, cerrará los comedores de trabajadores y reducirá sensiblemente los gastos en la salud, educación, deporte y cultura, se le plantará cara con las inversiones productivas. Mientras maduran esas inversiones, la tragedia social será feroz. ¿Formará parte de la agenda del diálogo entre los dos nuevos mejores amigos, ese candente problema? ¿Comenzará a discutirse, en compensación, la apertura política, liberal y democrática de la isla? Será cosa de ver.
  1. Si Cuba entra en desarrollo por vía de la inversión capitalista y de un mercado más abierto, y si se sella a futuro la colaboración cubano-norteamericana, las decrepitudes ideológicas del anacrónico modelo chavo-madurista, quedarán arrumbadas en un Museo de Antigüedades. Junto a la rueca, el gurrufío, el Ford tablita y el puñal de obsidiana.

 

(Los invito a visitar mi pág. www.americomartin.com)

 

 

Artículos relacionados

Top