¿Quién da más?

 

obama

Si algo ha tomado de la revolución cubana el gobierno venezolano es el despliegue propagandístico para vender bondades

 

La economía del país está trancada, no hay divisas para los enfermos de cáncer, pero el dinero rueda a manos llenas para las movilizaciones, propaganda y para la corrupción.

No hay cifras ciertas para determinar el costo de la campaña para la recolección de las supuestas millones de firmas recogidas en las últimas semanas, pero lo que si fue visible es que toda la administración pública y empresas del Estado, se volcaron a la tarea ordenada por Maduro.

El último informe del IPYS indica que en lo que va de 2015 la inversión pública para publicidad y propaganda acumula 612 millones 867 mil 446 bolívares. Esta cifra del primer trimestre es cuatro veces mayor a las partidas que se ejecutaron en 2012, año que incluyó la última campaña electoral en la que participara Hugo Chávez. Habría que recordar sobre esa campaña lo que dijera el exministro Jorge Giordani en su carta a Maduro, que ese año “fue necesario raspar la olla para garantizar el triunfo de Chávez”.

El informe del IPYS no incluye las dos últimas semanas de campaña contra el decreto de Obama y el despliegue de funcionarios dedicados a esa actividad.

Tampoco contempla la ofensiva propagandística y diplomática internacional para ganar adhesión a favor del gobierno venezolano y borrar la imagen de “violadores de derechos humanos” y los escándalos de corrupción que involucran a funcionarios venezolanos y allegados, investigados en varios bancos intervenidos como lavadores de dinero ilícito.

Resulta también anecdótico cómo el Gobierno hace esfuerzos por mantener su influencia en el Caribe a punta de dádivas.

Por una parte, Obama anuncia la aprobación de una partida de mil millones de dólares para apoyar a Centroamérica a fin de “promover la prosperidad en la región” al tiempo que anuncia programas para promover el emprendimiento entre los sectores de menores recursos, becas y otras acciones de acercamiento. Venezuela no se quedó atrás y a Las Granadinas fueron a parar Jorge Arreaza y Bernardo Álvarez para inaugurar una planta distribuidora de petróleo que desde luego lleva el nombre de “Hugo Chávez”, mientras Maduro aseguraba que no cesará el envío de petróleo a países del Caribe.

¿Quién da más? Parecen gritar los líderes del Caribe, quienes han sido los mejores exponentes de la nueva política internacional donde el apoyo a las causas ideológicas solo cree en el dólar como fuente de la solidaridad.

Los Castro, que llevan 50 años sobreviviendo con ese tipo de “principios”, al comprender la debacle económica venezolana, vuelcan su mirada hacia una nueva era a la espera de la entrada de los grandes capitales. Por eso hoy Barack Obama es el líder con más apoyo para los cubanos con 80% de apoyo, muy por encima de Maduro a pesar de los 100 mil barriles diarios de petróleo que hemos enviado a la isla en los últimos 12 años.

A pesar del cerco informativo en Cuba, los cubanos saben lo que quieren y lo que no

La encuesta “secreta” realizada en Cuba, difundida por The Washington Post, indica que 99% de los cubanos están claros que desean una mejor economía y un sistema político abierto para mejor calidad de vida.

La apertura política y económica no es un regalo de la nueva orientación en la gestión cubana, sino una manera de sobrevivir y aliviar la enorme presión que se gesta desde las nuevas generaciones, hoy más informadas.

Pasada la Cumbre, los venezolanos regresan a la normalidad de los establecimientos sin carne, la de los precios inalcanzables y la de los muertos que saturan la morgue. Así estaremos a la espera de un nuevo evento gestado desde la sala situacional que le facilite al Gobierno una extensión a la ya vencida política del socialismo del siglo XXI.

 

 

Artículos relacionados

Top