LOS DUEÑOS DE LA REVOLUCIÓN

Maduro cilia cabello

Maduro cumple dos años en el poder reforzando su poder a través de organismos clave

 

El nepotismo crece en un país en recesión y sumido en plena ola de violencia

Nicolás Maduro cumple dos años al frente de Venezuela con un pequeño remonte en su popularidad, tras caer a mínimos históricos, gracias a la campaña nacionalista organizada ante las sanciones de Barack Obama contra siete funcionarios chavistas y la declaración del país como una amenaza. Los dimes y diretes de la Cumbre de Panamá han servido al ‘hijo de Chávez’ para olvidarse durante unos días de los problemas caseros.

Pero tras las espesas cortinas de humo lanzadas por su aparato de propaganda, que incluso convirtieron en ‘victoria’ el cónclave de las Américas, la realidad está llena de oscuridad. El país caribeño sufre la mayor inflación del planeta, más del 10% sólo en enero, pese a que los organismos económicos se empeñen en ocultar las cifras. La crisis de escasez y desabastecimiento genera colas todos los días y en todo el país.

Un país en plena recesión (se calcula que puede llegar a -7,5% del PIB) que además sufre las embestidas del hampa. La segunda sociedad más violenta del mundo ha comprobado en 2015 que lo peor es posible: más crímenes, más homicidios. El asesinato de una mujer policía en Sucre, recogido por una cámara de vídeo esta semana, ha conmovido a una sociedad que no quiere acostumbrarse a los constantes relatos de sangre. Dos agentes en bicicleta fueron asaltados cerca de su cuartel por dos ‘malandros’ (delincuentes) a bordo de una moto. Dispararon contra la mujer policía y a su compañero le golpearon con saña, sólo para robarles el arma.

¿Ha perdido poder Maduro ante las vicisitudes de un país en depresión? Todo lo contrario: el ‘hijo de Chávez’ ha reforzado sus posiciones, tanto en la administración como en el partido. Y en gran medida lo ha hecho gracias al nepotismo familiar: el clan de Maduro y Cilia Flores, su mujer y ‘primera combatiente revolucionaria’, se ha extendido y se ha empoderado de órganos clave de la administración.

“El nepotismo del Gobierno ha crecido en general, pero en cuanto a la familia Maduro Flores son varios los miembros en cargos de altísima relevancia. El chavismo parece un patriarcado, donde los jefes de las familias más poderosas e influyentes se reparten todo entre ellos”, denuncia Abelardo Díaz, diputado opositor por Táchira y especialista en las redes del poder chavista.

Los Maduro Flores, los Chávez y los Cabello

Los Maduro Flores ya son la familia más poderosa de la Revolución, por encima incluso de los Chávez, que mantienen una cuota importante de poder. La nueva familia que ha subido al trono bolivariano son los Cabello. Al frente, Diosdado, presidente de la Asamblea, vicepresidente del Partidos Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y líder del ala militar de la revolución.

“Ruego a Dios que el ‘hijo de Maduro’ sea mi rival, porque sería el candidato menos difícil”, clamó José Guerra, candidato opositor a la Asamblea y que competiría en el mismo territorio que Nicolás Maduro Jr. Uno de los economistas más prestigiosos del país contra un joven de 24 años, “soldado de Chávez hasta más allá de esta vida”, de escasa formación y de currículum desconocido, pero que gracias al dedazo de su padre ha dirigido el Cuerpo de Inspectores Especiales de la Presidencia, la Escuela de Cine y el Festival Suena Caracas, además de ser elegido como delegado del PSUV en el último Congreso.

Todo ello además de acompañar a su padre en varias de las giras internacionales y de protagonizar un pequeño escándalo en marzo, cuando se filtró un vídeo de una boda árabe en Caracas, durante la cual era bañado en dólares por los presentes.

“El colmo del descaro fue la gira presidencial de enero a China, Rusia y países de la Opep. Los familiares la convirtieron en un ‘tour’ de derroche y placer, fotos y ‘selfies’ en lugares turísticos, mientras el resto de los venezolanos tenemos restricciones y limitaciones para obtener divisas y viajar”, reclama Díaz.

Con más poder que el único hijo de Maduro se ha destacado Carlos Erick Malpica, sobrino de Cilia y tesorero nacional, además de vicepresidente de Finanzas de Pdvsa. Muy cercano a la pareja presidencial, incluso como comisionado para asuntos económicos, Malpica formó parte de la gruesa nómina familiar que la primera combatiente desplegó cuando se encontraba al frente de la Asamblea.

Una familia muy unida de la que se beneficia hasta el primer esposo de Flores. Walter Gavidia, antiguo diputado al Parlatino, preside hoy la Fundación Negra Hipólita. El hijo de ambos, de igual nombre que su padre, también preside una fundación, ProPatria 2000.

Raíces profundas son las que también están echando los Cabello, sobre todo tras el reciente nombramiento de Marleny Contreras, mujer de Diosdado, como nueva ministra de Turismo. Su cuñado José David, hermano pequeño de Diosdado, es compañero de Gabinete (titular de Industrias) y, casi más importante, superintendente nacional tributario, un cargo desde el que se encarga de cobrar los impuestos.

Poder político y poder en los medios, gracias a los cuales han catapultado a la fama a Daniela Cabello, hija de Diosdado y Contreras, convertida en la gran cantante revolucionaria del momento. Sus apariciones televisivas son constantes, incluso acompañando a su padre en el programa ‘Con el mazo dando’. De hecho, tres protagonistas de esta crónica (Maduro, Diosdado y Cilia Flores) cuentan con sus propios espacios en la televisión pública venezolana.

Pese a la irrupción de los nuevos clanes, los Chávez no pierden su sitio. Jorge Arreaza, yerno del “comandante supremo”, mantiene la vicepresidencia, y su mujer Rosa Virginia preside la Misión Milagro.

Adán Chávez, el hermano mayor, continúa al frente de la gobernación de Barinas, cuna de la revolución; el primo Asdrúbal es el poderoso ministro de Petróleo y otro hermano de Hugo, Argenis, se ha acomodado al frente de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura tras una etapa convulsa como ministro.

Entre todos los Chávez, no obstante, sigue destacando la hija favorita del comandante supremo: María Gabriela. Pese a carecer de trayectoria o carrera profesional, Maduro la envió a Nueva York como representante alterna en Naciones Unidas. Ante la debacle económica actual, una parte del chavismo la sigue considerando como el relevo futuro del propio Maduro.

 

 

 
Daniel LozanoDaniel Lozano
Top