Sobre si, mientras terroristas musulmanes asesinan niños cristianos, el hampa en Venezuela mata a miles de seres inocentes y, además, asesina policías  …

03 muertos

EL SAQUEO

No hay evidencias históricas sobre el monto de lo saqueado por Atila el líder de los Hunos quien en su intento de conquistar el mundo llego a las puertas de la misma Roma. Decían que su capacidad de pillaje y destrucción era tal que donde pisaba su caballo jamás volvía a crecer la hierba.

Durante la llamada Cuarta Republica fuimos igualmente testigos de famosas operaciones de pillaje. Recordamos los dólares descubiertos a Vinicio Carrera, el guiso del buque Sierra Nevada de Carlos Andrés Pérez, salvado, por cierto, de la sanción política en el Congreso Nacional por el voto decisivo de José Vicente Rangel, también de los desafueros de Cecilia Matos. Pero la verdad sea dicha, todos ellos, incluyendo a Atila, han resultado ser unos robagallinas al lado del latrocinio en masa ejecutado por esta “revolución” en nombre del socialismo y los pobres.

Las cuentas mil millonarias descubiertas en Andorra, España, Luxemburgo y otros paraísos fiscales harían palidecer de envidia a cualquiera de los súper ricos que encabezan las listas de Forbes cada año.

Un hecho curioso revela que no se trataba de pillos actuando a escondidas de los jerarcas del régimen. No señor, se trata de una política de estado. El hecho de que los agentes lavadores de dinero estaban provistos de pasaportes diplomáticos, revela claramente que TODO el estado se involucró en el saqueo.

Giordani y Edmée Betancourt se quedaron cortos cuando denunciaron que se habían ido 25 mil millones de dólares por asignaciones de divisas a empresa de maletín. La cifra ronda fácilmente los 250 mil millones de dólares.

Y pensar que la ACNUR, la agencia para los refugiados de las Naciones Unidas, calcula que con 1.800 millones de dólares se resolvería la crisis humanitaria de los refugiados de Libia e Irak.

03 pobreza

…al régimen venezolano solo le preocupa de expoliar 
a un pueblo que ya sufre demasiado

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Top