De ladrón a estrella de las Grandes Ligas

 

Ron LeFloreRoberto Espinoza

A lo largo de la historia del beisbol de las Grandes Ligas nos hemos enterado de varias leyendas que parecen ser ficticias pero que son realmente reales, es el caso de la vida de Ron LeFlore.

LeFlore es un pelotero que debutó en las Mayores el 1 de agosto de 1974 pero que previo a eso tuvo que lidiar con la justicia e incluso purgar varias penas por perpetrar robo a mano armada.

Nacido en un barrio bravo de Detroit, LeFlore debutó en las Grandes Ligas a los 26 años de edad y se dio tiempo de robar 455 bases e incluso fue seleccionado en una ocasión al Juego de Estrellas en 1976.

La historia de Ron LeFlore fue tan llamativa y su vida tan turbulenta, que incluso se filmó una película de su vida llamada ‘Una en un millón’.

Ahí se cuenta cómo LeFlore vivió desde muy joven en un ambiente rodeado de drogas que lo llevaron a inyectarse heroína a muy corta edad. A robar cerveza para emborracharse y a ser capturado por la polícia por primera vez a los 15 años de edad.

Una vez encarcelado, LeFlore jugó por primera ocasión en una liga de beisbol organizado (circuito para reclusos) y es ahí cuando otro interno convence a Billy Martin, gerente de los Tigres de Detroit, a chequear las cualidades de LeFlore.

No muy convencido, Billy Martin logró que LeFlore obtuviera un permiso para tener un día de libertad condicional e ir a probar suerte al Tiger Stadium.

Para julio de 1973 los Tigres le extendieron un contrato a LeFlore y bajo libertad condicional pudo comenzar a jugar en las sucursales de los Tigres de Detroit y así comenzar una meteórica carrera que un año después lo llevó a debutar en el beisbol del mundo.

LeFlore jugó seis temporadas para los Tigres de Detroit para luego ser cambiado a los Expos de Montreal y terminar su carrera en 1982 con la franela de las Medias Blancas de Chicago.

La de LeFiore es una de las historias más increíbles que hay en el beisbol profesional y una de las que nos enseñan que el beisbol ha podido levantar de las cenizas hasta al más desahuciado de los humanos.

 

Blog de deportes Bola Ensalivada

 

 
Top