‘Los Vengadores: La era de Ultrón’, la más épica película de Marvel

 

 

avengersLlega a los cines la segunda entrega de Los Vengadores, la película más entretenida, frenética y compleja del universo Marvel hasta ahora.

Parecería que Marvel iba a perder pronto la capacidad de sorprender. Pero la factoría no da ni un síntoma de debilidad. Los Vengadores: La Era de Ultrón es el proyecto más ambicioso, más espectacular y más completo de Marvel hasta la fecha. Una película en la que Joss Whedon, veterano director del género de superhéroes en Los Vengadores (2012) y Agents of S.H.I.E.L.D, consigue reinventar este universo cinematográfico multiplicando la acción y otorgando oscuridad a unos protagonistas que se nos antojan cada vez más cercanos, más humanos.

El plano secuencia inicial de Los Vengadores: La Era de Ultrón es toda una declaración de intenciones en la que Whedon nos pide que nos olvidemos de todo lo que hemos visto hasta ahora porque ya ha llegado el momento de sacar la artillería pesada. El Capitán América (Chris Evans), Iron Man (Robert Downey Jr.), Hulk (Mark Ruffalo), la Viuda Negra (Scarlett Johansson), Thor (Chris Hemsworth) y Ojo de Halcón (Jeremy Renner) regresan para salvar al mundo contra la amenaza de una inteligencia artificial con instintos asesinos llamada Ultrón, que concluye que la única forma de lograr la paz es la destrucción de la humanidad. No se trata de nada nuevo en el género de superhéroes, pero el director es capaz de juntar todas las piezas respaldado por un guión mejorado, acción frenética aderezada por sus toques de humor siempre a punto y unos actores que convencen porque se creen su papel de superhéroes.

A pesar de que se trata claramente de una película de transición, Los Vengadores: La Era de Ultrón aprovecha que la introducción de sus superhéroes ya se hizo en la primera cinta y comprende que el público está pidiendo más. Más emoción, más acción, más dimensiones de cada protagonista. Por eso triunfa la secuela: porque combina sus dos horas y media de acción y pura diversión -que, por cierto, se pasan volando- con una profundidad apenas explorada con anterioridad entre el equipo de superhéroes, que se unen y se separan, huyen de sus pasados y buscan apoyo contra sus miedos. La acertada incorporación de Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y Mercurio (Aaron Taylor-Johnson) fomenta esta nueva dimensión y es parcialmente responsable de que Los Vengadores: La Era de Ultrón dé gratas sorpresas respecto a la creciente relevancia de personajes como Ojo de Halcón, que desde esta película se convertirá en nuevo favorito para muchos entre el público, o historias que rozan el romance. Es particularmente reseñable el nacimiento de Visión (Paul Bettany), un querido personaje en el mundo del cómic que logra hacerse un hueco entre el festival de superhéroes con tan sólo unas pocas frases -que auguran todo lo que está por venir en el futuro-.

Como lleva anunciado Marvel durante varias películas, ni Ultrón es el villano definitivo ni el equipo Vengadores será siempre igual. Aunque Ultrón funciona en su enigma y la vis cómica aprendida de Tony Stark/Iron Man -destacable la espectacular voz en versión original de James Spader-, no deja de ser un títere en manos de un mal superior, Thanos, a quien aún no vemos, y por tanto la cinta se convierte en un paso más hacia la guerra final que no veremos hasta dentro de unos años. Es por ello que Los Vengadores: La Era de Ultrón deja aún sin saciar la búsqueda de un villano totalmente carismático -lo que puede jugar en contra de esta película- y, junto a los trazos de discordia que ya se van apreciando en el equipo de los Vengadores, da la sensación de que, a pesar de toda su espectacularidad, esta segunda parte sigue siendo, a pesar de todo, una transición.

A su favor, la segunda parte de Los Vengadores funciona por sí sola, sin guardar una relación fundamental con su predecesora ni otras de las películas cercanas dentro del universo cinematográfico de Marvel, lo que a los no aficionados les permitirá disfrutar de la película sin perderse a pesar de los guiños y nombres que inserta, que al inicio pueden llegar a distraer.

Para películas como Los Vengadores: La Era de Ultrón, las expectativas por repetir el éxito de las predecesoras puede resultar determinante para su victoria o su fracaso. No hay porqué preocuparse, al menos todavía: Marvel se aproxima al cierre de su Fase Dos con fuerza y poniendo sobre la mesa un ejemplo de blockbuster de pura diversión, capaz de sorprender y entusiasmar cuando parecía que ya lo habíamos visto todo.

 

 
Top