¿Emocionado por las primarias?

Son tantas las penurias que estamos pasando en Venezuela, que un acontecimiento tan importante como la selección de los candidatos en primarias para representar la unidad opositora en las próximas elecciones parlamentarias no mueve sino a los activistas de las organizaciones y a los candidatos.

Quizá la Pirámide de Maslow en su famosa escala de necesidades, ayude a entender como un descontento que ronda el 80% no se traduce en una movilización contundente a favor de los candidatos opositores que aspiran ocupar una curul en la Asamblea Nacional.

Para refrescar a los lectores como funciona la Pirámide de Maslow voy a utilizar un ejemplo tomado del blog de Golcar: “Alfredo Montiel está en su casa de Maracaibo un día, escuchando por la radio las declaraciones de Aponte Aponte y  siente que el asco y la ira se van apoderando violentamente de él. Grita, se levanta, ya en un estado casi frenético, decidido a coger el aparato de radio y aventárselo con todas sus fuerzas por la cabeza a ese vecino chavista que está igual o más jodido que él, pero que sigue votando por el comandante. Entonces, suena el teléfono y un pariente le dice que en el super de Bella Vista llegó leche La Campesina. Alfredo se olvida de Aponte Aponte, de la asquerosidad de sistema judicial del país y de su vecino chavista, corre al supermercado a comprar el kilo de leche que le permitirán comprar y con el que solucionará el tetero de una semana de sus chamos.”

Queda claro que en el primer escalón de la pirámide están las necesidades fisiológicas básicas como la alimentación, y en el ápice están la moral y las luces, el respeto y la autorrealización. Cuando Bolívar afirmó que “Moral y luces son nuestras primeras necesidades” ni siquiera asomaba nada parecido en la psicología que jerarquizara las necesidades de los humanos, sin embargo no estaba equivocado el Libertador, lo que ocurre es que nadie puede pensar bien con el estómago vacío, en una cola miserable donde te marcan y te ordenan qué, cuanto y cuando puedes comprar.

¿Qué pasa entonces con las primarias de la oposición? Pienso que son percibidas por la mayoría independiente opositora como un tema no prioritario en la escala de necesidades, independientemente de la calidad y sinceridad de los candidatos. Esta percepción se debe en mucho a la estrategia de controles y accesos a los bienes primarios que adelanta el gobierno, que si bien genera descontento, este no se materializa en protesta organizada, y mantiene a los venezolanos desmovilizados políticamente, en el primer y segundo escalón de la pirámide de necesidades casi las 24 horas del día.

Pero todo esto cambiará cuando la crisis que no han sabido manejar nos deje desnudos.
Entonces, sin importar el nombre de los candidatos, la política unitaria alcanzará la victoria para rescatar al país del período más oscuro y corrupto de toda la historia republicana.

 

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa
Etiquetas

Artículos relacionados

Top