El espía de Choroní

dia-d-normandiaFábula cotidiana

 

La Batalla de Normandía, conocida como el Día D en la jerga militar, fue una operación clave lanzada por los Aliados que culminó con la invasión de la Europa Occidental, ocupada por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Las acciones comenzaron el 6 de junio de 1944 con un asalto aerotransportado llevado a cabo por 1.200 aeronaves, que antecedió a un desembarco anfibio que involucró a 5.000 barcos.

Aquel día 1.600.000 soldados cruzaron el Canal de La Macha desde Inglaterra a Francia y a los pocos meses, las tropas aliadas en suelo francés eran más de 3.000.000. ¿Cómo comenzó la operación? La decisión de emprender la invasión a través del canal se tomó en 1944 en la Conferencia Trident de Washington D.C. El general estadounidense Dwight D. Eisenhower fue nombrado comandante del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada y el general británico Bernard Montgomery comandante del 21º grupo de ejércitos que agrupaba a todas las fuerzas terrestres que participarían en los combates.

El famoso desembarco, que luego de numerosos combates e incidencias habría de ser decisivo en la derrota del nazismo un año después, estuvo precedido de varios engaños o “maniobras de distracción”. Los Aliados pusieron en marcha la operación Bodyguard, una estrategia global diseñada para engañar a los alemanes sobre la fecha y localización de los desembarcos. Se concibió una campaña de desinformación a través de falsas radio-transmisiones que hicieron creer a los nazis que el ataque se produciría en Noruega. En el fondo, era una artimaña para que los germanos pensaran que las incursiones se producirían en el Paso de Calais.

Joan Pujol

Joan Pujol

Para ello, los Aliados inventaron un ficticio Primer Grupo de Ejército de Estados Unidos, supuestamente acuartelado en Kent y Sussex, dirigido por el general George Patton. Con este propósito construyeron falsos carros de combate, camiones y lanchas de desembarco que se colocaron en la costa.

Los alemanes pensaban que tenían una extensa red de espías en el Reino Unido, pero realmente todos sus agentes habían sido capturados y algunos se habían convertido en agentes dobles que trabajaban para los Aliados. Uno de los más famosos precisamente era Joan Pujol, un español anti-nazi conocido como “Garbo”, quien permaneció dos años desarrollando una falsa red de informantes que los nazis pensaron que trabajaban a su favor. En los meses previos a la invasión, Pujol envió cientos de mensajes a sus superiores en Madrid preparados por el servicio de inteligencia británico, para convencer a los germanos de que el ataque sería en Calais en el mes de julio.

La Alemania nazi, confundida con la contrainformación, tenía desplegadas 50 divisiones en Francia y los Países Bajos, y otras 18 en Dinamarca y Noruega. La región de Calais estaba defendida por el 15º Ejército y Normandía por el 7º Ejército, comandado por el coronel general Friedrich Dollmann. Como era previsible, la invasión de Normandía resultó catastrófica para los nazis. En el Frente Oriental prácticamente se quedaron sin hombres jóvenes para reclutar.

Alarmado por los ataques de los Aliados, Hitler ordenó la construcción de fortificaciones a lo largo de toda la costa Atlántica, desde España a Noruega, para protegerse de una invasión. El lugar mejor defendido, porque se pensaba que allí atacarían, era el Paso de Calais. En la zona de Normandía, las mejores fortificaciones estaban alrededor de las instalaciones portuarias de Cherburgo y Saint-Malo.

1944 fue un año de batallas y retrocesos armados para Hitler, incluso el 20 de julio sobrevivió a un importante intento de asesinato. Durante la noche del 24 de agosto se produjeron combates dispersos, y en la mañana del 25 de agosto se liberó París. Posteriormente, Eisenhower tomó el mando directo de las fuerzas terrestres de los Aliados el 1 de septiembre. El avance aliado se ralentizó debido a la resistencia alemana y la escasez de combustible. El 16 de diciembre los nazis lanzaron una contraofensiva, conocida como batalla de las Ardenas, su último gran ataque en la guerra.

El 12 de enero los soviéticos encadenaron varios ataques exitosos conocidos como Ofensiva del Vístula-Óder. Hitler se suicidó el 30 de abril mientras las tropas del Ejército Rojo cercaban su Führerbunker en Berlín y la Alemania nazi se rindió el 7 de mayo de 1945.

Joan Pujol había pasado al extremo anonimato, viajó a América Latina donde visitó varios países y se asentó por un tiempo en el estado venezolano de Trujillo y terminó fascinado con las playas de Choroní, donde instaló una de las primeras posadas de la zona. A mediados de los 90, cuenta un familiar, fue llamado por una misión especial de Gran Bretaña que se encontraba en Caracas, quienes le mostraron que en la desclasificación de los documentos de la guerra aparecían las andazas del agente británico Garbo y su costoso engaño de Normandía. Allí, la familia conoció que el hacendoso padre de familia había sido un héroe anónimo de la Segunda Guerra Mundial.

El 10 de octubre de 1988, a los 74 años, Pujol falleció en Caracas, pero como había pedido, sus restos fueron llevados a la playa que tanto quiso. En su tumba se lee: “Joan Pujol”, faltaría agregar “el espía de Choroní”.

 

Artículos relacionados

Top