El Barça Fénix

BARSA

Hace un año, todo el modelo del Barcelona quedaba bajo sospecha

Miguel Ángel Lara

Hace justo un año las estructuras del Camp Nou temblaban. El 17 de mayo, el Atlético de Madrid se proclamaba campeón de Liga en un partido en el que el Barça jugaba en su estadio para, ganando, ser el vencedor. El gol de Godín acabó por derribar un proyecto culé herido mortalmente desde hacía meses y también para que se cuestionara todo en Barcelona, incluido Messi por primera vez.

 

EL DATO

23 títulos de Liga tiene el Barça sumando el conseguido este domingo

Hoy, el Barcelona se levanta campeón de Liga -la número 23 y la séptima en este siglo- y con el primer paso dado hacia el triplete.


Todo gira sobre Messi

No hace falta ser un gran analista para señalar a La Pulga como epicentro del terremoto. Lo fue la temporada pasada, cuando se alejó de su yo jugador total y lo ha sido esta. Porque Messi representa el renacer de este Barcelona. Perdió kilos, se centró en su equipo, fue capaz de asumir una paz tácita tras la Guerra de Anoeta y volver a ser el futbolista que se mide más por su incidencia en el juego que por su avalancha de goles.

 


El regreso de Piqué

De todos los cambios del Barça, el de Gerard Piqué ocupa un lugar notorio. Señalado la pasada campaña, tocado tras el Mundial y con un inicio de temporada con incidentes variados -bombas fétidas o el teléfono en el banquillo- el central tuvo el valor de partir de cero, de querer volver a ser el defensa dominante que era. Y lo ha logrado. El Piqué de hoy es del que Puyol dijo a Del Bosque “a ver si vuelve que el Barça y la selección lo necesitan”.


Un ‘9’ de verdad

La llegada de Luis Suárez al Barcelona estuvo marcada por las dudas, pero el uruguayo ha demostrado que el equipo necesitaba un ariete de verdad, un goleador de raza. Pasados los meses y adaptado, sus números -y su juego- han supuesto un valor añadido en la creación de lo que se bautizó como la MSN.

 

Xavi, su rol y Gerrard

No debe ser sencillo ser una leyenda, saber que has creado una forma de jugar y de ganar y asumir que el tiempo no tiene piedad. A Xavi le costó mucho entender a Del Bosque cuando le sentó en el Mundial, pero a lo largo de la temporada ha sabido adaptar su rol en el Barcelona a momentos puntuales, a entradas desde el banquillo que más de una vez han resultado fundamentales para su equipo.

Si el del Dépor es su último partido en el Camp Nou, el ejemplo de Anfield con Gerrard debería hasta quedarse pequeño. Sobre Xavi se construyó algo que forma parte de la historia del fútbol.

Una portería segura

La lesión de Valdés creó la pasada un socavón en el Barça. Esta, con Bravo en Liga y Ter Stegen en Copa y Champions, el Barcelona ha jugado sin tener pánico a lo que podía pasar bajo los palos. Y lo ha notado todo el equipo a través de una seguridad que ha crecido desde donde no puede haber dudas: la portería.

 

Luis Enrique e Iniesta

Injusto sería no colocar a Luis Enrique en el foco del cambio azulgrana. El asturiano ha superado crisis que pedían su cabeza y ha llevado a su equipo al final de temporada en un estado óptimo y más fresco que cualquier rival con el que se jugaba los títulos. Cuando las cosas van bien es fácil mirar sólo a los jugadores, tan sencillo como injusto no medir los buenos mecanismos de este Barça.

En ese camino, la figura de Iniesta ha sido importante. Menos brillante durante un tramo largo de temporada, el manchego sumó kilómetros como nunca para llegar al tramo final acercándose a su mejor versión. Y a eso añade el valor del futbolista que tiene grabada la palabra equipo.

Tomado de Marca.com

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top