HIJOS DE PUTIN

putin-maduro

“Cuando uno está en un agujero lo primero que debe hacer es dejar de cavar.” ‏William “Bill” Clinton (1946- ), 42º presidente de Estados Unidos, quien después de dos períodos, dejó la Casa Blanca con 76% de aprobación popular y un superávit económico.

Mientras el presidente gastaba dólares en su cuarto viaje a Rusia en dos años (dicen que fue a pedir prestado) acá en este revolucionado país siguen sucediendo cada vez con mayor velocidad, hechos que presagian un colapso final.

La más absoluta indiferencia, ceguera, ignorancia o vileza ante la gravedad de la situación reafirman la sospecha de que el suicidio del gobierno es indetenible. No solo no quieren enderezar el rumbo económico que lleva las finanzas públicas y privadas de Venezuela y los venezolanos a un despeñadero sino que agrega al ya morado caldo la provocación, la acusación irresponsable, la versión descabellada, la mentira ofensiva.

Mientras el presidente disfrutaba del boato del Kremlin y de ostentosos desfiles militares donde solo había jefes de estados del mundo comunista o vecinos comprometidos (ni siquiera los falderillos del Alba acompañaron el “soviet tour”), un país a la deriva lucha desesperadamente por no ahogarse.

La justicia sigue cobrando víctimas para aplacar la disidencia y justificar las acusaciones de golpe y desestabilización que un aterrado gobierno alega ante el mundo para salvar su cubierta constitucional. Una noticia pasó por debajo de la mesa, apenas tocada en algunos medios independientes: la Corte Marcial, apoyada en los testimonios de tres camaradas cooperantes uniformados, condenó a nueve militares de la Fuerza Aérea, seis activos y tres retirados, implicados en la llamada “Operación Jericó”, denunciada en marzo del año pasado por un presidente acosado por las protestas y guarimbas, tratando así de distraer la atención de un mundo horrorizado por las muertes y violaciones a los derechos humanos de los manifestantes.

La defensa de los militares calificó de absurda y fantasiosa la acusación, pero la Corte condenó a oficiales de impecable hoja de servicios a pagar condenas de entre 5 y 8 años en cárceles comunes como La Pica en Monagas y Santa Ana en Táchira. La única mujer del grupo, capitana (Av.) Laided Salazar de Zerpa pagará su condena en el Inof de Los Teques. Justicia infame comparada con la aplicada a los golpistas de 1992, con una intentona sangrienta, comprobada, indudablemente culpables, apenas estuvieron detenidos dos años, liberados y posteriormente restituidos y ascendidos.

Mientras el presidente disfrutaba del caviar junto al bielorruso Lukaschenko y el cubano Raúl, en Venezuela se implementaba el registro obligatorio para obtener medicinas en una farmacia, procedimiento indigno que, igual al captahuellas de los mercados, obliga pero no soluciona las carencias; la UCAB publicaba el documento “Que no quede rastro”, elaborado por el Centro de Derechos Humanos, donde se señala que los órganos del poder público ocultaron deliberadamente evidencias de tratos crueles o tortura durante las detenciones ocurridas durante las protestas antigubernamentales de 2014; la esposa de Daniel Ceballos era desnudada en la requisa de Ramo Verde para poder entrar a la visita; el Miami Herald publicaba un reportaje afirmando que el finado condonó secretamente una deuda de 26 millones de dólares que Nicaragua le debía a Venezuela, en una operación considerada como ilegal por los auditores del FONDEN, organismo que pagó por orden directa del “eterno” la deuda nicaragüense al Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES).

Mientras el lujo imperial y la pomposa etiqueta rusa complacían al visitante suramericano y a su primera combatiente, en Venezuela arreciaron los racionamientos eléctricos y la sequía ya atormenta por días completos a las ciudades que no se llaman Caracas: mientras más pequeña la población, mayor es su oscuridad y sed.

En una escueta nota de prensa, el CNE informó que había “conocido” de la comunicación de la AN según la cual los diputados del Parlatino de Mercosur serían escogidos por la Asamblea y no en elecciones universales y directas por los venezolanos. El CNE decidió “cumplir” con esa decisión obviando el hecho de que lo que le envió la AN fue una consulta y no una decisión. Pero el CNE siempre decide a favor de los intereses revolucionarios.

Aún no había dormido el “jet lag” del largo vuelo cuando entro en cadena para hacer importantes anuncios: “le voy a dar un parao al pelucón.” Después de eso, la canasta básica se disparó a 34.000 Bs, Ford decidió vender sus carros en dólares y el SAIME y los consulados no se dan abasto para sacar pasaportes y visas a todos los venezolanos que quieren huir del desastre que se avecina.

Siguen la ruta cubano-soviética: la culpa es de la guerra económica de la oligarquía parasitaria y de los yanquis go home. Los más avispados distraen, ganando tiempo para esconder el botín y preparar la guarida donde pronto se refugiarán. Otros creen que la herencia es eterna y que las armas los sostendrán.

Así son los hijos de Putin, unos vivos y otros pendejos…pero todos comen.

 

 

Artículos relacionados

Top