Berlín: La última estación del Barca

 

 Jordi Blanco

Entre la tragedia y la excelencia, normalidad. Del hundimiento al éxtasis, lógica. De la depresión a la felicidad, calma. Tres razones, un tránsito, tres jugadores y un liderazgo indiscutible han provocado que el Barça sea el único grande de Europa, junto a la Juventus, que aún no vislumbra las vacaciones en pleno mes de junio. Berlín espera y Luis Enrique prepara la última sinfonía de su tridente mágico, el último examen de la MSN que ha convertido la temporada en un festival.

Un festival que ha llegado a la última estación de la temporada en el mejor de los momentos y que representa el mejor de los argumentos para soñar con el triplete en la capital de Alemania. En este 2015 el Barcelona ha marcado 104 goles y de ellos 81 se los han repartido Messi, Suárez y Neymar. 77.89 por ciento de los goles han sido suyos. Los números lo explican todo. O casi todo.

El Barça del rondo que conquistó el fútbol mundial bajo la dirección de Pep Guardiola se ha convertido en el Barça de Messi, en el Barça de los delanteros, en el equipo del vértigo y en el ejército de la pasión. Luis Enrique admitió desde el primer día que él era un técnico “resultadista” y llegará al último tan apoyado en esa máxima como mantenido por el mayúsculo liderazgo de sus cracks. No se vislumbra otro secreto.

La suerte del Barça se dibuja en torno a ‘Messi y su pandilla’, amigos quizá forzados en su presentación y que han convertido lo que se adivinaba como un matrimonio de conveniencia hace diez meses en un festival continuado de felicidad.

Con 120 goles como carta de presentación, la ‘MSN’, el tridente mágico, el tridente de oro, la pandilla magnífica o como quiera llamarse a esa delantera formada por Messi, Suárez y Neymar ha alcanzado el último tramo de la temporada en un momento primordial.

Desde que empezó el año 2015 el Barcelona ha disputado 35 partidos oficiales en los que ha anotado 104 goles para sumar 30 victorias y encajar tres derrotas (una de ellas, en Múnich, intrascendente). De esos 104 goles, 81 se los han repartido entre Messi (35), Neymar (25) y Suárez (21), lo que demuestra el paso adelante dado por Luis Enrique en sus posicionamientos tácticos.

Pero en la recta final de la temporada es cuando más ha crecido el peso específico de los cracks. Desde el 3-0 al Bayern en la ida de las semifinales de la Champions y hasta el 3-1 sobre el Athletic de Bilbao en la final de Copa, el Barcelona ha disputado seis partidos en los que marcó 13 goles, 7 obra de Leo y otros 5 de Ney. Ampliados a los 10 últimos encuentros, Messi anotó 12 goles, 10 Neymar y 5 Suárez.

Berlín alumbra como la última estación de la temporada. Si Iniesta se recupera de sus molestias musculares no hay ninguna duda del equipo titular que presentará Luis Enrique ante la Juventus. Pero por encima de todo se contempla en el primer plano del escenario la imagen de los tres cracks enfrentados a su última y definitiva sinfonía.

Jordi Blanco 

Twitter en @Elwood_White  

Tomado de ESPN Deportes

 

Artículos relacionados

Top