A-Rod en una temporada histórica

Alex-rodriguezJorge Morejón

” Estoy agradecido con los Yankees por esta oportunidad”

 

Para bien o para mal, gústele a quien le guste y duélale a quien le duela, Alex Rodríguez está en una temporada histórica.

Luego de perderse toda la campaña del 2014 por la suspensión más larga que haya recibido pelotero alguno por dopaje, pocos creían que A-Rod sería capaz de regresar en la forma en que lo ha hecho, teniendo en cuenta su edad (cumplirá 40 años el 27 de julio) y tan prolongada ausencia.

Alex Rodríguez está en la que puede ser para él una temporada histórica al conseguir varias marcas

Se esperaba una gran controversia desde su llegada a los campos de entrenamientos primaverales, motivada por diversas razones, desde el polémico bono de seis millones de dólares cuando consiguiera superar los 660 cuadrangulares de Willie Mays hasta sus funciones dentro del equipo, limitadas al papel de bateador designado.

De hecho, varios colegas, entre los que me incluyo, llegamos a sugerir que a los Yankees de Nueva York le convendría más pagarle todo el dinero restante de su contrato y enviarlo para la casa para evitar distracciones innecesarias en un equipo en proceso de reconstrucción.

Pero a veces nosotros, los periodistas, buscamos más de lo que en realidad hay y lo cierto es que un Rodríguez diferente se ha ajustado a las circunstancias sin tanto ego o protagonismo.

La exigente afición del Yankee Stadium lo recibió con ovaciones, porque a los fanáticos, por encima de todo, les interesa ver a su equipo ganar.

Y el pelotero de origen dominicano ha contribuido notoriamente a complacer a la fanaticada, con ese inesperado primer lugar de los Yankees en la División Este de la Liga Americana.

Lo primero que duele –y me imagino que a Alex más que a nadie– es el ver que con su innegable talento no necesitaba ayuda adicional para ser considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

A-Rod se convertirá en los próximos días en el único pelotero que llegue en una misma temporada a los 10 mil turnos al bate, 3,000 hits, 2,000 carreras impulsadas y 2,000 anotadas, además de 1,300 bases por bolas.

Necesita ocho cohetes para los tres millares y dos remolcadas para las dos mil.

Asimismo, le faltan 47 carreras para las dos mil anotadas, una cifra un poco más distante, aunque lleva una proyección de 93 para fines de la campaña.

Ya superó este año los 10 mil turnos al bate y se acerca además a las 1,300 bases por bolas (le faltan 31).

A eso súmenle que ya pasó a Mays en jonrones y podría terminar cerca de los 670, además de 550 dobletes.

Muchos dirán que sus cifras están infladas y hasta cierto punto tienen razón, pero los esteroides no tienen ninguna influencia en la coordinación ojos-brazos y de nada vale inyectarse cuanta sustancia haya, si no hay talento deportivo.

La mejor muestra de ello la aportaron los hermanos Canseco, José y Ozzie, gemelos idénticos por demás, el primero un gran bateador que sumó 462 bambinazos, el segundo un mediocre que jamás logró sacar una pelota de cuadrangular en tres temporadas en las Mayores.

Tomado de ESPN Deportes

 
Top