Sin bandera

No señor(a). El tema que atañe no es el pabellón nacional: oro de Araguaney, azul Mar Caribe y sangre. Terrible y actualizado final. ¡No es el argumento! Se trata del dramático Terminal de La Bandera, estación que moviliza el centro y parte del Occidente del país. Se le podría intitular: drama sobre ruedas, peligro en el centro del valle, anarquía y humo, así… Regentado por la Alcaldía…

Señores políticos, Gobierno, oposición, jefes todos de las arcas del Estado: ¿cómo se imaginan ustedes que se moviliza la gran masa humana?; ¿por dónde se transporta el pueblo llano? Los ricos van por aire, en sus propios aviones y otros ricos del Estado, usan para sí, los aviones propiedad del colectivo. Luego, los que poseen vehículo particular y finalmente, nosotros, los más pobres que vamos en autobús y nos la calamos toditas. Creo que los del Gobierno se desclasaron rápiditooooooooo… o dice el transporte público.

¿Qué nos calamos? Larga lista y aquí voy: inseguridad. A las cuatro de la mañana saliendo de Santa Teresa unos jovenzuelos, armas largas en mano atracan la buseta. La gente que madruga para buscar el sustento. Qué desgracia tan atroz. Y así a toda hora, en todo el territorio. Los choferes son unos héroes al volante. Falta de seguridad en las vías, no hay policías, patrullas, alguien que se encargue y ponga el orden. Todos con el rosario en la mano y que Dios se apiade de los choferes y pasajeros.

Otra. El estado caótico de las vías y el actual drama de reposición de repuestos. El “no hay”, son las cuentas del rosario de la escasez. Sin luz, con huecos, mala señalización…, etc… Inflación estrepitosa y especulación sabrosa con todos los insumos mecánicos. Rápidamente perdemos unidades y viajar será cada vez peor. ¿Cómo nos movilizaremos por el país? ¿No sé por qué los planificadores de vías solo piensan en Caracas y Valencia? ¿Dónde estarán los millardos gastados en hacer trenes que no arrancan…? ¿Tendréis alguna idea estimados lectores?

Dentro de la estación te mata el calor. El averno de La Bandera asfixia, sin aire acondicionado, ni natural, que cada quien que se compre una bombona de oxígeno; además, sin señalización, no hay agua en los baños, cuando los abren; todos con la servilletica en la mano… Los vendedores de puestos muy obstinados de tanta depauperación y charlatanería barata que escuchan de sus regentes…; dicho por ellos mismos. Hubo un incendio hace poco. No hubo extintores… SOS para los trabajadores…

Más adelante, funcionarios sentados únicamente mirando sus teléfonos portátiles que se ofenden y te gritan si les preguntas alguna información: Salga por allí, no pase por allá, termínese de ir… No están allí para trabajar, menos para dar un servicio. Solo para cobrar un sueldo y que nadie se atreva a molestarlos. Y si es temporada alta, no ves a ninguno. Las agencias de boletos son la caja de Pandora. Cualquier cosa sale… ¡tu destino es sufrirlo! Y cuidado si llega de noche. Se aguanta despierto. No se le ocurra salir de allí hasta que el gallo cante porque será atracado(a)… Ni el Metro, ni el BusCaracas lo esperan antes que el sol salga y después, muévase rápido. Los chicos malos son zamuros que rodean La Bandera. A veces uno que otro policía siempre en trío pasea cerca, nunca antes de las 10 am; hora oficial… tanto petróleo, recursos y el pueblo pelando… ni agarrar un autobús para ir a trabajar. El drama del terminal de La Bandera… y todos los demás que existen en Venezuela.

 

 

 

Artículos relacionados

Top