DIAS DE DUELO

prensa venezuelaCon motivo de haberse celebrado ayer el Día del Periodista Venezolano hubo felicitaciones que recibimos con satisfacción pero que acentuaron nuestro duelo por la arremetida del Gobierno en contra de la prensa libre para hacerla desaparecer e imponer los medios que informen, como verdades, las mentiras elaboradas en sus laboratorios de propaganda.

Los gremios profesionales deberían acordar, mientras se mantenga la inconstitucionalidad del presente gobierno, no celebrar su día sino declararlo una fecha luctuosa en la cual no hay nada que celebrar, porque los principios y objetivos de la profesión están confiscados. Por poner ejemplos, el 12 de marzo no hay motivos para festejar el Día del Médico porque los pacientes se están muriendo de mengua por falta de materiales en los hospitales públicos y hasta en las clínicas privadas. El 23 de junio es el Día del Abogado Venezolano*, pero por lo que se escucha la celebración debe ser aprovechada para denunciar la corrupción imperante en el sistema judicial.

Sin que le cause vergüenza el Gobierno nacional reconoce que aquí no hay libertad de expresión, por los resultados que dio el proyecto de la hegemonía comunicacional anunciado por un ministro conocido popularmente como Izarrita, hoy en desgracia. Con esa fórmula, se apropiaron de casi todas las emisoras y televisoras y de medios impresos importantes. Y para los pocos que quedan de línea independiente, como El Carabobeño, fue creado el monopolio Alfredo Maneiro para que les niegue la venta del papel y lo conceda a los periódicos de difusión gratuita, que son panfletos de propaganda para el régimen.

dia periodista censuraEl Ejecutivo logró un entramado jurídico que limita la capacidad de informar y la libertad de expresión a través de la intimidación, el miedo y la autocensura. Ahora extiende su poder a las redes sociales.

El profesor Marcelino Bisbal, especializado en Comunicología, advirtió que hay que tener mucho cuidado con lo que se escribe por las redes sociales, porque el Gobierno está espiando a todos.

Esa es la razón por la cual Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea nacional, se da el lujo, en su programa de televisión, de informar de manera pormenorizada las actividades, las conversaciones y los proyectos de los dirigentes de la oposición, en abierta violación a principios constitucionales, sin que nadie le diga nada porque en realidad todos estamos amenazados hasta que, en coro, digamos que somos felices y la envidia del universo gracias al comandante eterno Hugo Chávez. Y lo peor es que hay quienes lo creen.

 

Tomado de su columna en El Carabobeño

 

* NR. Bien por Fermín. Los que ayer fueron de regocijo, son hoy días de Duelo. Lo mismo que el Día del Periodista, del Médico, del Abogado, podría decirse del Día del Ingeniero, en un país en el que se construyen ferrocarriles sin destino; del Día del Economista, cuando se fabrican bolívares, cuyo papel vale más que la moneda; del Día del Contador Público, en un país en el que no se contabilizan ni los muertos.

 

Artículos relacionados

Top