DIPLOMACIA VATICANA

Papa francisco Pietro Parolin

El Papa Francisco y su Secretario de Estado, Pietro Parolin.

El 16 de Octubre de 1978 se enciende la alarma en la Unión Soviética, la Iglesia Católica tiene un nuevo Papa, el Cardenal Karol Wojtyla, quien desde ese día será conocido como Juan Pablo II. La elección sorprende a propios y extraños, por primera vez en más de cuatro siglos no es electo un italiano como obispo de Roma. Pero lo que inquieta al buró soviético es que el nuevo Papa procede de Polonia, un país del bloque comunista y temiendo una ofensiva ideológica tildan la elección de Juan Pablo II como una provocación. El Papa polaco conocía al monstruo por dentro y tenía un objetivo claro, defender la dignidad de los oprimidos y conseguir la libertad y la democracia en los países dominados por la URSS.

La política desplegada por el Vaticano fue a todo nivel. Por un lado la Secretaría de Estado presionando y atacando desde adentro, mientras que por otro lado se escuchaba la voz del Papa pidiendo a los pueblos no tener miedo, que hay que saber luchar por la libertad despertando la conciencia de millones, siendo esto factor determinante en lograr el derrumbe del comunismo y el regreso de la democracia en Checoslovaquia, Hungría, Rumania y Polonia, a la vez de lograr la caída del muro de Berlín y el desmembramiento de la Unión Soviética.

Hoy la diplomacia vaticana se encuentra con un reto parecido, pero el comunismo que amenaza a sus fieles se encuentra en Latinoamérica. De nuevo tenemos un Papa que conoce muy bien la criatura. Al igual que Juan Pablo II el Papa Francisco viene de un país satélite, todos sabemos que la Habana ejerce las veces de Moscú en este nuevo bloque comunista, pero además es jesuita y sabe lo que ha tenido que pasar su congregación durante la dictadura de los Castro. Pero este Papa tiene un añadido: su Secretario de Estado. Pietro Parolin viene de ser nuncio apostólico en Venezuela, el país que ha servido de financista de este proyecto totalitario.

Pocos saben que el Cardenal Parolin antes de ser nuncio en Venezuela venía de ejercer con éxito misiones diplomáticas de alto nivel, como ser el artífice de lograr la adhesión de la Santa Sede al tratado de no proliferación nuclear y el establecimiento de conversaciones entre el Vaticano y Vietnam, sentando las bases para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos Estados.

Como representante del Papa en nuestro país el Cardenal Parolin vivió en carne propia los abusos e insultos del gobierno, como la arremetida que contra él hiciera el difunto presidente Chávez en la Asamblea Nacional con motivo de celebrar 199 años de nuestra independencia y cuyo invitado especial era Rafael Correa, quien miraba complacido al presidente de Venezuela mientras este le decía a Parolin que de Urosa para abajo los obispos eran unos sinvergüenzas ¿se acordará Rafael Correa de este incidente? Parolin seguro lo tendrá presente antes, durante y después de la visita del Papa a Ecuador.

Rafael Correa y Nicolás Maduro

Rafael Correa y Nicolás Maduro

El Papa Francisco y su Secretario de Estado, al igual que Juan Pablo II en Europa, buscan una transición pacífica en América Latina. Para eso fue necesario lograr un acercamiento entre Obama y Raúl Castro como ayer lo fue entre Reagan y Gorbachov. Establecidas las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y el cerebro del bloque comunista, quedaría por resolver el problema del dueño de la chequera, Venezuela.

Varios presidentes aliados a la revolución bolivariana han visitado recientemente y en varias oportunidades la Santa Sede mientras que Nicolás Maduro suspende su audiencia con el Papa. Ahora Francisco en gira por Sudamérica visita Ecuador y Bolivia, dos de los países que más ayuda económica han recibido del gobierno venezolano. Después visitará Cuba y los Estados Unidos. No cabe duda que Venezuela será un tema prioritario en las conversaciones sostenidas durante los viajes.

El Vaticano está decidido a que el continente donde vive la mayoría de los católicos retome el camino de la democracia. Venezuela luce cada vez más aislada y Francisco acompañado de Parolin presiona por una solución pacifica que parece contar con el beneplácito de la Habana y eso lo sabe Diosdado, a quien Raúl hasta un libro le dedicó.

 

 

Artículos relacionados

Top