PALABRAS CLAVE
Cómo ubicar a Venezuela sin nombrarla

El Internet sirve para muchas cosas. Se puede identificar lo que más está leyendo la gente, lo más buscado, lo más leído, lo más comentado, lo más destacado. Igualmente para hacer más visible una nota, un informe, un blog, cualquier publicación. La araña invisible que recorre la telaraña de la red lo detectará más rápido y puede convertirlo en un asunto viral. También sirve para detectar el ojo del mensaje principal, lo que llaman el meollo del asunto. Busque las palabras clave y sabrá qué busca el emisor como objetivo principal, más allá del gamelote y el andar por las ramas.

Eso se hacía en tiempos de Chávez. Gran discurseador. Horas y horas frente al micrófono, pero mucho cuento insípido, chistes malos y poca sustancia. Mucha grosería y amenazas. Nada que pudiera hacer historia. Había que aplicar el embudo y el filtro para sacar las palabras clave. Era y es como colar café. Al final, después de ocho horas entre el caimán más grande del mundo llamado El Patrullero y las historias de la morrocoya usted podía escribir una nota decente con las informaciones ofrecidas a los súbditos por su presidente de entonces.

Es lo que importa. Habla el jefe del Estado e informa a los ciudadanos. El periodista escucha con atención y transmite lo que dijo la máxima autoridad del país. Lo que el señor haya dicho generará opiniones buenas, malas, regulares o cuestionadoras. Eso es otro problema. Las opiniones buenas le encantarán al rey y su corte. Las malas le causarán rabia al propio rey, a su corte y a quienes cubren sus espaldas. Pero ese es el trajinar diario y normal de la gente que trabaja en medios. Ni importa si son los moribundos impresos, los muy auspiciosos digitales (Aunque no produzcan plata), las diferentes plataformas digitales, la radio o la televisión. Así ha sido siempre y así será siempre. Lo único que varía para peor es la intensidad de la presión y el uso del poder. “Yo no dije eso. Yo dije fue esto. Yo hubiera querido decir esto, pero no me atrevía. Eso no va. Eso sí va. Eso va destacado. Eso va pequeño. Buscaré a alguien que diga esto por mí. Tal medio lo hará sin problemas. Estos medios no. Ataquen allá. Cuiden aquí”.

Es política, son negocios, son intereses. Aquí y en Estados Unidos. En todas partes. Y, claro está, hay tiempos más duros que otros. Pero, en general, es la misma brega.

Lo que sí varía, y tremendamente, son las palabras clave que identifican un país en un momento dado. Cómo ubicar a Venezuela sin nombrarla en las redes. Veamos qué se escribe y de seguidas, con apenas unas comas de por medio:

Petróleo, secuestros, sequía, calor, crisis, apagones, sin agua, escasez, presos políticos, abuso de poder, Cuba, comunismo, socialismo, narcotráfico, quiebra, pobreza, devaluación, control de cambio, control de precio, bachaqueo, pranes, sicariato, desempleo, buhonería, Fidel Castro, Raúl Castro, abandonó Maldonado, chocó Maldonado, se van del país, sin médicos, sin dólares, se van las empresas, desaparece el sector privado, incapacidad, desidia, contrabando, prostitución, cúpulas…

Es lo mismo de siempre. Más feo o menos feo, pero lo mismo. Busque y encuentre.

 
Elides J. Rojas L.Elides J. Rojas L.
Etiquetas

Artículos relacionados

Top