El espionaje deportivo llega a la era digital

 

espionaje-internet-610x240

El FBI investiga a los Cardenales de San Luis por ingresar a la base de datos de los Astros.

Arturo Marcano

El diario New York Times reveló una investigación del FBI para determinar si los Cardenales de San Luis ingresaron de manera no autorizada a la base de datos de los Astros de Houston con el fin de revisar información, estadísticas, comentarios sobre peloteros y distintos tipos de conversaciones relacionadas con potenciales cambios. De ser así, los responsables enfrentarían severas consecuencias al ser un delito grave.

MLB reaccionó rápidamente con un comunicado muy institucional que solo revela algo interesante, pareciera que la investigación ya está bien adelantada al no referirse a “supuestos” accesos no autorizados sino ya indican “accesos no autorizados”. Sobre las posibles sanciones internas, MLB debe esperar la culminación de la investigación y proceso judicial respectivo pero suponemos que, de confirmarse todo, veremos una reacción importante y hasta histórica.

¿Por qué tanto ruido con esto?

Hoy en día los equipos de MLB gastan una cantidad enorme de dinero, millones de dólares, en distintos programas para evaluar peloteros y maximizar su rendimiento. La sabermetría va mucho más allá de las fórmulas que uno ve ahora con más frecuencia e incluye todo tipo de análisis internos y alimentación de bases de datos. El objetivo es uno, como sacarle ventaja a información que otros equipos no aprecian pero que es importante para la conformación de una novena.

En términos más comunes esa acumulación de información es considerado un secreto industrial protegido por la ley. Nadie debe tener acceso a programas y bases de datos propiedad de un determinado equipo, ya que para eso realizaron la inversión correspondiente.

Entre los equipos que más gastan recursos en softwares están los propios Cardenales y Astros y los Medias Rojas de Boston, entre otros. Algunos son programas bien extraños como los diseñados para evitar lesiones en lanzadores o para determinar, por la cara de un pelotero, su posible rendimiento futuro. La mayoría posiblemente no sirven para nada pero de esa montaña de análisis a veces salen uno o dos datos que justifican la inversión.

El hecho que San Luis haya tenido acceso no autorizado a esa información es muy grave. Es un caso que pudiera cambiar muchas cosas en MLB mas con la realidad de hoy en día.

Sin embargo, como todas estas investigaciones lo más prudente es esperar los resultados y luego comentar más a fondo. De alguna manera siempre ha existido algún tipo de espionaje en MLB, podemos llamarlo ‘de buena fe’, pero esto pasa cualquier límite, al punto que pudiéramos hablar de hasta cárcel para los responsables.

 
Top