Entre el hambre y…

venezuela-plato-comida-roto

Los síntomas

 

El hambre ha tocado dramáticamente la puerta de los venezolanos. Durante muchos años se dijo que el plato nacional del venezolano no eran el pabellón o la hallaca, sino la pasta con sardina. Pues bien una pasta con sardina para una familia de 4 personas, cuesta casi un millón de bolívares de los de verdad. O sea que un salario mínimo da para comer 7 veces al mes.

Escucho y leo a voceros del oficialismo achacarle la situación a la burocracia, al fracking gringo, a los acuerdos con Irán, a las conspiraciones contra Venezuela, a lo barato de la gasolina.

No les escucho nada sobre los miles de millones de dólares en las cuentas de los primos, los tesoreros, los generales y los tenientes. Tampoco sobre los dislates como las fábricas de pañales que nunca produjeron, la caída de la producción de las empresa de Guayana, los centrales azucareros que empacan azúcar importada, el cemento desaparecido, las miles de expropiaciones absurdas y pare usted de contar, es decir, sobre la política económica del gobierno cuyo verdadero objetivo era quebrar a los empresarios y administrar la pobreza con plata del petróleo. Les bajo el petróleo y ahora no hay cama para tanta gente. Todo esto nos ha colocado al borde de una catástrofe humanitaria.

Algunos dicen que a pesar de todo el gobierno mantiene su inversión social. Vean esta perlita: 6 bebes murieron en la CHET la semana pasada. TODOS ingresaron con síntomas de desnutrición y su situación se agravo por la carencia de agua e insumos en el hospital. Hablen con los residentes del postgrado de pediatría. Yo lo hice. Respóndanse si el gobierno mantiene su inversión social.

Los saqueos de San Félix, son una realidad triste, tan triste como los del Caracazo, pero, como dijimos la semana pasada, los pueblos hambrientos pueden devorar a sus dirigentes.

… el desamparo y la desnutrición

niños pobres

Según UNICEF 2013 / en Venezuela habían 458 mil niños desnutridos, hoy debe acercarse al millón.

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Top