Azulejos hará lo que sea por ganar

 

azulejosAdry Torres

 

El advenimiento de un segundo comodín de cara a la temporada 2012 creó una forma de esperanza y animación para varios equipos que, en el pasado, se encontraban con ambos pies fuera de la pelea por uno de los cuatro boletos para los playoffs que en aquel entonces estaban disponibles en ambas ligas.

Los Azulejos de Toronto se encontraban en una situación rara la mañana del 27 de julio gracias al segundo wild card. Mientras que las gerencias de otros equipos pensaban cómo mover algunas piezas valoradas por algunos conjuntos que buscaban la mejor forma de reforzarse para la recta final antes de que venciera la fecha límite de cambio del 31 de julio, el gerente general Alex Anthopolous cosechaba los modos de cómo impulsar una escuadra que estaba en el cuarto lugar de la División Este de la Liga Americana y a seis juegos y medio detrás de los Yankees de Nueva York.

Con el respaldo de los dueños, Anthopolous puso lápiz a papel, dibujando varios escenarios para ver cómo iba ser posible propinarle un empujón a un equipo que se la pasaba brincando entre el segundo lugar y el sótano del Este.

Aunque Toronto contaba con uno de las mejores ofensivas de las mayores y se especulaba que si de veras iban a hacer algo, iba ser por un pitcher, el gerente general sorprendió con la adquisición del toletero Troy Tulowitzki de los Rockies de Colorado a cambio del dominicano José Reyes, una figura polarizante en el camerino, y otros prospectos de las menores.

Mientras que todo los aficionados y analistas comentaban del por qué Anthopolous aún no había abordado la situación de la rotación del pitcheo, el gerente general cautelosamente cocinaba otra dosis la mañana del 30 de julio, al final obteniendo al serpentinero David Price en un canje con los Tigres de Detroit , a pesar de que ellos solamente estaban a tres juegos y medio de los Angelinos de Los Ángeles por el primer comodín de la Liga Americana.

Desde entonces, los Azulejos se han catapultado hacia la cima del wild card en la Americana y con su séptima victoria al hilo la tarde del sábado sobre los Yankees en Yankee Stadium, Toronto se posicionaba a dos y medio de los Mulos de Bronx por el liderato de la división.

Un año luego de haber criticado la pasividad de la directiva de cara a la fecha límite de cambio, el Todo Estrella José Bautista elogiaba la manera de cómo Anthopolous pudo palanquear los canjes que logró la semana pasada y aún todavía el sábado antes de que vencieran a los Yankees, consiguiendo al intermedista Cliff Pennington en un cambio con los Diamondbacks de Arizona .

“Él está demostrando a todo el mundo que este equipo quiere ganar. Quiere ganar ahora y estamos totalmente decididos para hacer lo que haya que hacer para ganar”, aseveró Bautista en entrevista con ESPNDeportes.com.

Aparte de las negociaciones exitosas por Tulowitzki y Price, Anthopolous mejoró la situación en el jardín izquierdo, adquiriendo a Ben Revere de los Filis de Filadelfia el viernes pasado antes que concluyera la fecha límite del 31 de julio y reforzó el relevo con un cambio con los Marineros de Seattle por Mark Lowe, quien había acumulado una efectividad de 1.00 en 34 partidos.

“Ese es el mensaje que nos llega a nosotros por los movimientos de la gerencia hacia nosotros. Nosotros nos sentimos igual aquí”, afirmó Batista, quien el pasado 5 de agosto de 2014 indicaba que todo el mundo averiguaba cómo hacer lo necesario para brindarle a sus equipos la mejor oportunidad de llegar a la postemporada mientras que en Toronto no se proporcionaba ese chance.

“El esfuerzo y la esperanza y la dedicación de todos los muchachos y la confianza, todo eso mejora cuando de parte del dueño del equipo y la gerencia hacen movimientos de ese tipo”, agregó.

Mientras que en un deporte como el baloncesto tomaría más tiempo para que los jugadores nuevos se familiarizan con el sistema de sus nuevos equipos, en el diamante el ajuste puede ser suave y fluido a pesar de que si existe el caso que hay lanzadores y bateadores que nunca se han enfrentado.

Price ha sido espectacular con un récord de 2-0, 18 ponches y una tremenda efectividad de 0.60 en sus primeras dos aperturas con la escuadra canadiense. En 11 partidos, Tulowitzki tiene promedio de .262 con 12 carreras anotadas, tres jonrones y seis carreras impulsadas. En cuatro partidos, Lowe ha permitido tres carreras y cuatro hits en tres entradas y un tercio mientras que Revere, quien bateó para un average de .292 con los Filis solo ha conectado seis hits en 28 turnos.

“La dinámica está idéntica. Las últimas dos semanas hemos jugado tremendo béisbol, incluso antes de los cambios estábamos jugando muy bien”, dijo Bautista, cuyos Azulejos tenían una foja de 50-50 cuando se produjo el primer cambio e iniciaron la jornada del domingo con un registro de 60-52.

“Perdimos varios juegos… por una o dos carreritas, pero hemos estado jugando tremendo béisbol. La última semana se ha mantenido igual, con mucho ánimo, mucha confianza y saliendo aquí a ejecutar. Deseándonos a todos mucha salud para mantenernos todos jugando juntos”.

En los años anteriores de cara a la fecha límite del 31 de julio, Anthopolous quizás hubiera sido un vendedor en lugar de un comprador.

En un tramo de cinco días, el arribo de Tulowitzki y Price cambió drásticamente el panorama de una franquicia que no ha clasificado a los playoffs desde 1993 cuando ganaron su segunda corona consecutiva de la Serie Mundial.

“Son Tulo y Price. Todo el mundo los conoce. Son excelentes jugadores”, señaló Bautista. “Han estado en Grandes Ligas por mucho tiempo. Son jugadores estrellas y se nota y se siente por qué son ese tipo de jugadores con tanto calibre. Es fácil verlo estando alrededor de ellos todos los días”.

Tomado de EspnDeportes.com

La llegada a Toronto de Tulo y Price es una fuerte apuesta de la gerencia para regresar a la postemporada.

 
Top