UNA CARRERA DE OBSTÁCULOS

 

tibisay lucena Maduro

Actúan con el mayor desparpajo y sin el menor rescoldo. Ni el mínimo intento de disimularlo, hay sumo desprecio por la opinión pública. No les importa ya evidenciar su incondicionalidad. El descaro es ilimitado. La obsecuencia y la sumisión es manifiesta. Su comportamiento avieso no los sonroja. Perciben la proximidad de la derrota y la asumen como propia. Aunque algunos no se resignan y pretenden revertirla otros apuestan a disminuir la ventaja. No vacilan en ejecutar las órdenes. Nicolás asume atribuciones del CNE al rechazar la observación internacional y Tibisay no dice nada. No causó sorpresa.

Ya ni en su gastada y falaz retórica mencionan el principio de independencia de los poderes. En esta etapa su rol ha sido el de emplear cualquier trapisonda para dificultar la confección de la “maqueta” en la inscripción de las candidaturas de la fuerzas democráticas. No se requiere especial suspicacia para suponer que de aquí a las parlamentarias, emplearán cualquier artimaña para intentar darle un vuelco a la actual situación, no les será fácil, el cuadro luce irreversible. Alguien -no recuerdo quien- empleó acertadamente el símil del atletismo: ” esta no es una carrera de cien metros planos, es de obstáculos”. Se sitúan militantemente al servicio de la estrategia diseñada por la cúpula del PSUV y del gobierno. Esa conducta genera rechazo hasta en sus propios partidarios.

LogoFinalCopei

LogoFinalCopei

Recientemente coincidí con un viejo amigo que fue dirigente estudiantil por los sesenta, en la actualidad dedicado al libre ejercicio profesional afirma “estar con el proceso”; la verdad es que nunca entendí como él se aproximó al gobierno de Carlos Andrés Pérez, luego dio esa voltereta para apoyar desde hace 16 años al oficialismo. Igual ocurrió con Eleazar Díaz Rangel (Lulo para sus íntimos) quien produjo una cabriola similar en su conducta política.

Nuestro amigo, quien pese al transcurrir del tiempo conserva rasgos de su juvenil imagen y el carácter afable de siempre, al rompe me soltó el siguiente comentario: “ya no encuentro argumentos para defender esta pésima gestión y los abusos que cometen tanto el TSJ como el CNE” y continuó revelando las cifras de encuestas, contratadas por ellos, donde le conceden un amplio margen de ventaja a la oposición, señalando que a esta altura resultarían inmodificables. No considero esa sea una opinión aislada, es un expresión de lo que está ocurriendo en el campo del oficialismo y no debe ser ignorada.

logo MINCon la decisión de la paridad de género las damas del CNE evidenciaron “las costuras” al retroceder porque el PSUV no cumplía con los requisitos establecidos inicialmente, más que un problema conceptual era evidente la maniobra política.

El Tribunal Supremo de Justicia ha sustituido Direcciones en el caso de Bandera Roja, el MEP, COPEI y el MIN. Asumiendo atribuciones que le corresponden a la militancia de los partidos y en consonancia con los objetivos de la camarilla gobernante. En cada uno de estos casos es perfectamente posible determinar el propósito de tales resoluciones.

En relación con Bandera Roja, la decisión de asignarle la denominación a uno de los dos sectores en pugna, no produce mayores alteraciones ya que ambos se asociarían por vías distintas, a candidaturas fuera de la fórmula unitaria, en algún caso propiciando la supuesta tercera vía.

En torno al partido fundado por Luis Beltrán Prieto Figueroa, lo que hoy existe formalmente figura en el llamado Polo Patriótico y la decisión sustituye un sector disidente por otro que facilitó la integración en la “maqueta” del PSUV.

Lo de COPEI es evidente además de generar una incómoda controversia en la Mesa de la Unidad, se orienta a confundir al electorado socialcristiano en regiones importantes donde ese partido conserva influencia como en Táchira, Falcón y Miranda.

Llama particularmente la atención el caso del MIN, partido que sustituyó en su tarjeta el logotipo de los lentes, símbolo identificado con su fundador Renny Ottolina, por la palabra UNIDAD en letras blancas sobre fondo azul claro. Por su parecido con la tarjeta de la MUD el MIN obtuvo una significativa votación en anteriores procesos electorales. El cálculo del oficialismo es que ese partido participando con candidatos propios y con esa tarjeta, la confusión que podría generar le restaría votos a la opción unitaria.

Este breve y sencillo recuento -tan sólo referido a la inscripción de los candidatos-ilustra la disposición del oficialismo a emplear todos los recursos a su alcance para propiciar la división y auspiciar la abstención en el campo opositor como ejes fundamentales de su estrategia. Aún con la ventaja que se manifiesta en todos los estudios de opinión, no debe subestimarse su capacidad de maniobra, el abuso, los atropellos, el ventajismo y la falta de escrúpulos.

En la presente coyuntura se requiere asimilar experiencias recientes, evitar los fundamentalísimos para no reincidir en errores del pasado. Este proceso requiere de una dirección política con oficio, capaz de actuar sin estridencia, con firmeza y aplomo para sortear nuevamente los obstáculos y las provocaciones. En la oposición existen críticas -algunas fundamentadas – hacia la MUD, de allí a desconocer las virtudes y aciertos de la Mesa de la Unidad media un gran trecho, que puede conducir a nuevos desaciertos; ya que ella es la única instancia apta para conducir con éxito a las fuerzas democráticas en los días por venir.

@lmesculpi

lmesculpi@gmail.com

 

 

Artículos relacionados

Top