Sobre las terribles tribulaciones que vive Venezuela son
fruto del desatino, la indolencia…

diosdado-nicolas-maduroVÁYANSE EN PAZ

La pita y protesta monumentales sufridas por la ministra de turismo y la gobernadora de Falcón en Cayo Sal (donde no van pelucones ni burgueses) es una muestra de lo duro que se puede poner el país con el repudio de los ciudadanos de esta pesadilla que vivimos.

Si los que gobiernan tuvieran un mínimo de sentido común se irían en paz.

Váyanse en paz. Llévense todo su dinero, disfruten el de Andorra, el de Panamá, el de Suiza, el de las Islas Caimán. Ya nos tocará recuperarlo por los canales legales.

Váyanse en paz. Háganlo mientras tienen algún país que los reciba. En algunos meses si se manchan más las manos de sangre, no los recibirá ni Raúl Castro. Corea del Norte es su destino y allí el invierno es muy crudo y ni siquiera funcionan las tarjetas de crédito.

Váyanse en paz. Déjennos reconstruir a Venezuela, tratar de hacer disipar los odios que sembraron y tratar de recuperar la economía que arruinaron.

Váyanse en paz, déjennos buscar la justicia en lugar de la venganza que es lo que puede provocar la indignación popular contra los culpables de esta situación horripilante.

Váyanse en paz. Permítannos creer que todo fue una mala pesadilla y déjennos el buscar el sol y nuevos amaneceres.

marcadosVáyanse en paz. No nos merecemos tanta indolencia, tanto desatino, tanta maldad

.…o la MALDAD

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu
Etiquetas

Artículos relacionados

Top