Crónica de una emboscada
Ganando también se pierde

 

La participación de Henrique Fernando Salas en las primarias del circuito 5 de Carabobo tomó por sorpresa a muchos en la región. La presencia del Pollo era garantía de triunfo en el circuito más populoso del país. La campaña transcurrió con la alegría de un pueblo conocedor de que quien los defendió y ayudó como gobernador, ahora sería su voz en la Asamblea Nacional. Ningún candidato despertaba en la gente mayor demostración de entusiasmo y cariño que el Pollo Salas Römer.

Pero la candidatura del mayor referente opositor en Carabobo, no solo trajo esperanza y alegría en muchísimos carabobeños, sino que también preocupó a unos cuantos en la capital del país, que decidieron unirse para impedir su triunfo. Así, desde Caracas, se dio inicio a una emboscada que tomaría el nombre de Operación Arturo, cuya finalidad sería cerrarle el paso al Pollo y su “Campaña del Sur”, aunque ello significara pactar con los rojos.

Demás está decir, que el gobierno no desaprovechó la oportunidad ya que, derrotando al Pollo, un líder de alcance nacional, que ha sido electo cuatro veces gobernador, se les serviría en bandeja de plata un circuito que elige tres diputados.

El 17 de mayo los habitantes de Miguel Peña, Libertador, Negro Primero, Rafael Urdaneta y Santa Rosa vieron cómo llegaban de distintos estados partidarios de diversos partidos opositores a ayudar a los adversarios del Pollo y de su “Campaña de Sur”. La falta de maquinaria y apoyo real hicieron ver hasta normal la “ayudita” que recibían. Lo que a nadie le pareció normal fue ver a las UBCH activarse masivamente.

La maquinaria del gobierno regional se volcó con sus militantes y milicias, y con disciplina militar, marcharon a los centros de votación a votar por quienes competían con el Pollo Salas Römer, Julio Castillo y Carlos Graffe, sus compañeros de fórmula. No era difícil para el gobierno, con todos los recursos de que dispone, torcer la voluntad popular en una primaria a la que solo asiste un 5% de los votantes.

Las UBCH iban y venían sin recato alguno, los menos prudentes decían que iban a votar por “los candidatos de Ameliach”, ¡la Operación Arturo estaba en marcha!

Por todo lo que describo, no produjo sorpresa esta semana el audio que personas vinculadas al gobierno hicieron público. Allí, Ronald González, coordinador de Primero Justicia en Carabobo, confiesa que la emboscada contra Henrique Fernando Salas se fraguó en Caracas y que él no hizo otra cosa que seguir órdenes de su dirigencia nacional.

Quienes ayer los ayudaron a derrotar al Pollo, hoy hacen pública la confesión de su pecado. “Así le paga el diablo a quien bien le sirve”.

Lograron la victoria del circuito 5 de Carabobo, debilitaron enormemente la fórmula de la MUD, pero, producto de su obscuro proceder, perdieron toda credibilidad.

“A veces se gana, perdiendo y a veces se pierde ganando”

 

 

Artículos relacionados

Top